A punto de romperse el acuerdo de gobernabilidad entre la Provincia y la Capital

Beder-con-ConcejalesSe cierra el año y los concejales que se reunieron con el gobernador Luis Beder Herrera solo lograron buenas anécdotas políticas. Hubo reuniones en la Residencia Oficial y en la Finca La Seis.

Luego llegó otro encuentro entre el ministro de Hacienda, Ricardo Guerra, con su par municipal, Claudia Ortiz.

Los ediles pretendían el financiamiento de obras públicas en la Capital, como así también un acompañamiento para el servicio transporte público de pasajeros. Sin embargo, nada de eso pasó.

Para el municipio se daba el diálogo en el marco de una mejora sustancial de los fondos de gastos de funcionamiento. Hasta ahora son solo compromisos verbales, mientras que los demás jefes comunales pretenden lo mismo.

Hubo un pequeño paso por el acuerdo para que el municipio de Famatina reciba en cuenta gotas la deuda que mantiene la Provincia, tras que los pobladores junto al intendente se encadenaron en la Casa de Gobierno.

Pero no solo pasan los pedidos por la cuestión institucional sino también por una verdadera mejora salarial de los trabajadores municipales. Dentro del municipio existe una fuerte presión de los empleados por los magros sueldos que no contienen la creciente inflación.

La señal de llamado atención la dio el intendente Ricardo Quintela cuando no avaló que el receso estatal se inicie el lunes pasado.

Hubo diálogos telefónicos entre Quintela y el vicegobernador Sergio Casas, a donde terció el viceintendente Armando Molina.

No pasó desapercibido que el gobernador Luis Beder Herrera haya desautorizado a sus propios funcionarios en las negociaciones salariales, al sostener que no hay fondos para afrontar un incremento salarial. Por eso, el quintelismo cree que le pasará lo mismo.

Los municipales pretenden salir otra vez a las calles por encima de los sellos de los gremios para hacerse escuchar debido que tienen los sueldos más bajos del país.

Hasta ahora se mantenía un acuerdo de gobernabilidad entre el bederismo y el quintelismo, a raíz de la complicada situación social de la provincia y de todo el país.

Dentro del municipio también hay otra discusión en torno al acercamiento, ya que la ala dura del municipal afirma que se asocian a quien han combatido por los graves hechos de corrupción y la diferenciación de las políticas públicas, como las SAPEM.

Publicado por

German La Rioja

Periodismo + Opinión