La Universidad dará batalla por la histórica casona de Samay Huasi

La Universidad Nacional de La Plata advirtió ayer al gobierno de la La Rioja que “arbitrará todos los mecanismos legales” para “impedir” la aplicación de la ley aprobada el jueves por la legislatura de esa provincia declarando “de utilidad pública y sujeta a expropiación” la casa y museo Samay Huasi, ubicados en la ciudad de Chilecito y pertenecientes a la casa de altos estudios local.

En ese marco, los empleados tomaron en la víspera la finca en rechazo a la posible expropiación. Según pudo saberse, “no la cerrarán y seguirán cumpliendo con sus actividades, pero permanecerán en el lugar en estado de asamblea permanente”, indicaron fuentes del gremio no docente.

Aquí, en la Ciudad, las máximas autoridades de la UNLP resaltaron que la ley “lesiona gravemente los intereses de la universidad pública”. Con todo, en el Rectorado dejaron una puerta abierta para evitar lo que sería una fuerte confrontación.

En esa línea se exhortó al gobierno de La Rioja a “iniciar una negociación franca que retrotraiga la situación a lo acordado en septiembre de 2011”, en referencia a la fecha en que el primer mandatario riojano, Beder Herrera, suscribió un convenio con la Universidad para realizar actividades conjuntas en Samay Huasi, otrora casa de descanso del fundador de la UNLP, Joaquín V. González.

Como se informó ayer, el proyecto de ley fue presentado por el diputado provincial oficialista Rodrigo Brizuela y Doria, oriundo de Chilecito y aspirante a la intendencia. Ni bien su iniciativa fue aprobada entró en un complejo escenario jurídico, pues la finca y casa Samay Huasi fue cedida a la Universidad por una ley nacional, la 12.674, que data de 1941 y que fuera impulsada por el diputado Alfredo Palacios.

“Perfecto estado”

Luego de insistir en la “sorpresa” e “indignación” que les causó la noticia debido a que “nadie nos avisó sobre esta iniciativa”, las autoridades de la Universidad se refirieron al estado del predio y a los fines que cumple.

“Basta con recorrerlo para constatar el perfecto estado de conservación de todo el patrimonio histórico, artístico, arquitectónico y natural que constituye el legado del ilustre fundador, y la activa participación de nuestra comunidad, que de manera permanente lo visita con fines académicos, de extensión y de recreación”.

Por caso, en este momento se hospeda allí un contingente de alumnos y docentes de Odontología que brinda asistencia a personas de bajos recursos. Desde 7 y 48 añadieron que “esa tarea se ha debido no sólo al constante apoyo de la Universidad, sino muy especialmente al trabajo dedicado y cotidiano de los 22 trabajadores, hijos de Chilecito, que se esfuerzan en mejorar diariamente la que consideran su segunda casa”.

Una voz riojana

Quien también se refirió al tema y en duros términos hacia la gobernación de la provincia fue el diputado nacional por La Rioja Julio Martínez (UCR), quien denunció que “hay intereses ocultos, como negocios con tierras, hoteles y otras cosas”. Martínez visitó la finca ayer por la mañana, y afirmó que la iniciativa parlamentaria “ha sido un abuso, un atropello, una salvajada que no tiene fundamentos ni argumentos. No existe el expediente en la Cámara”, aseveró, para indicar que “(los legisladores oficialistas) sólo dicen en off ‘Beder lo pidió’”.

Apuntó que “los empleados están preocupados. Hay sueldos con un inicial de 13.000 pesos, cuando los salarios en la provincia son mucho más bajos y en negro”, aseguró. Luego destacó que “la Universidad Nacional de La Plata invierte 6 millones de pesos por año nada más que en sueldos”, que “el Museo es el que mejor está en toda la provincia” y que “en La Plata conocen a Chilecito por Samay Huasi, que tiene 3.000 visitantes propios por año, además de los turistas en general”.

Como funciona

Samay Huasi depende de la dirección de Servicios Sociales de la UNLP. El titular de ese área, Ramiro Taborda, explicó a este diario que “la casa está disponible todo el año para docentes y no docentes, pero también pueden ir invitados”.

Tras aclarar que -por ley- el inmueble no se puede ampliar, indicó que “cuenta con tres habitaciones y, funcionando al cien por ciento, aloja a 45 personas”.

La temporada alta de Samay Huasi es el receso invernal, por lo que “para ir en esa época debe reservarse una plaza el primer día hábil del mes anterior, y se establece un tope de 7 días por visitante. Luego, no hay límite de tiempo para hospedarse”, acotó Taborda.

“El precio por persona es de 250 pesos por día, lo que incluye estadía, desayuno, almuerzo y cena. En cambio, para los invitados es de 350 pesos”, aclaró.

Captura de pantalla (532)