Un gobernador oficialista avisó que se baja de la re-re

“Nunca dije, ni en público ni en privado, que me iba a reelegir. Hicimos una reforma de la Constitución para terminar con la reelección indefinida y hay que respetarlo”, confirmó  el gobernador kirchnerista Luis Beder Herrera, pocos días antes del 17 de octubre, fecha en la que sus seguidores esperaban una definición al respecto. Pero aclaró que continuará trabajando en la política para la provincia. “Lo importante es que siga el proyecto, no los hombres”, sostuvo y agregó que el oficialismo “tiene candidatos” para continuar su modelo de gobierno.

“A mí nadie me apadrinó para ser gobernador. (Carlos) Menem y yo somos los únicos políticos con poder propio. En La Rioja tenemos un equipo y a mí me tocó llegar tarde a la gobernación. Imagínense si hubiera llegado antes. Yo me enriquecí con ustedes”, dijo y aclaró que fue un enriquecimiento “intelectual por los aportes y las críticas de todos”, según rescataron medios locales.

Tras reconocer que  un alto porcentaje de riojanos “aún son pobres”, ratificó que habrá blanqueo de ítems salariales a estatales, pero advirtió que el aumento será sólo de 200 a 300 pesos. Para los contratados prometió pase a planta y anunció que habrá un bono de fin de año. Se esperanzó en que la Presidenta lo auxilie financieramente, puesto que en el Presupuesto Nacional, como fondos extracoparticipables La Rioja sólo logró 1.010 millones de pesos “cuando lo que necesitamos son 1.500 millones”.

Publicado por

German La Rioja

Periodismo + Opinión