Carlos Nair Menem: “Estoy preso por una denuncia que una mina planta por despecho”

20150727021118b3afe7c23c7b9ce276e08295422e5b91Carlitos Nair Menem está preso, luego de haber sido procesado por el robo con armas que ocurrió en la casa de su ex novia, Silvina Stochetti. Desde la cárcel, el hijo del ex presidente habló con el programa Desayuno Americano sobre su situación procesal, la relación con su hermana Zulemita y su problema con las drogas.

En primer lugar, el joven se defendió de las acusaciones que realizó su ex pareja, una abogada que es amiga de Zulemita Menem: “La conozco en mi casa, empiezo a salir con ella normalmente. Una mañana no quería estar más con ella y voy a buscar una moto. Ella quería que vuelva y yo no. Es una especie de despecho. Yo no sabía que ella me hizo una denuncia en Tribunales, que fui a punta de pistola a robarle la moto, que la golpeé, fracturas… Por suerte estaba la señora que trabaja para ella. Vio que llegué, agarré la llave, ella intentó atajarme en el sentido que no quería que me vaya”.

Además, explicó que Stochetti dejó como prueba una “vaina servida de un calibre 45”, cuando él tiene un arma 9 milímetros. Cuando le preguntaron de dónde podría haberla conseguido, Carlitos respondió: “Ella iba al tiro federal y quizá la levantó de ahí… Ella sabía que yo tenía en mi poder un arma de 9 milímetros con la que después me agarraron. Dijo que la que la obligó a hacer la denuncia fue Zulemita. La culpa a mi hermana, como que me metió en cana mi hermana”.

Luego, contó que su ex se arrepintió de haberlo metido preso y por eso le ofreció ayuda económica a otra de sus hermanas: “Están las capturas de pantalla hablando con mi otra hermana, Adriana, diciendo ‘perdón’, como que se le fue la mano, que Zulemita la obligó. Ella ofreció plata a mis abogados para ayudarme después de haberme embarrado”. También dijo que por el momento no tiene comunicación con Zulemita.

“Ella [Silvina] viene con relaciones enfermizas, ella es problemática. Uno se entera después. No quiero quedar pegado con una persona que es una enferma por mentir así. Me estoy comiendo días preso por una denuncia que una mina planta por despecho. Es bastante jodido. La relación iba bien hasta que la terminé porque no quería estar más”, agregó.

También, aclaró que quiere limpiar su imagen tras este escándalo: “No voy a quedar como golpeador, teniendo una madre que se me suicidó en la cara, que me educó excelentemente bien, mi papá también… hicieron lo que pudieron porque se dedicaban a la política. Jamás me criaron con golpes en la casa, con locuras así”. Luego, afirmó que se encargará más adelante de que la Justicia le aplique la pena de falso testimonio a Silvina Stochetti.

Por otra parte, el hijo de Carlos Menem afronta otra causa judicial en Moreno, en la que fue acusado por portación ilegal de arma de fuego. Al respecto, manifestó: “A un chico lo apuñalaron y fuimos para que no se escapen tres personas, los asesinos… Estaban por hacer los bolsos, listos para darse a la fuga. La Policía no lo puede levantar al chico porque tenía nueve puñaladas. La ambulancia no llegaba. Cuando yo aparecí, estaba el chico desangrándose y los delincuentes estaban por tomar a la fuga. Me agarraron a mí con mis armas. No efectué disparos ni lastimé a nadie. Lo que sí, nos quedamos afuera hasta que llegue la Policía. No iba a dejar que se escapen. El chico estaba agonizando y contaba quiénes fueron por eso fue tan fácil para nosotros”.

Cuando lo detuvieron en esa oportunidad, contó que le encontraron cocaína y se refirió a su problema con las drogas: “Yo estuvo internado por morfina, la dejé gracias a Dios. Después consumí cocaína. Cortaba por etapas y la volvía a consumir… No excuso a las drogas de mi tema. Ya voy a cumplir dos meses, uno se trata acá gracias a Dios. Me pusieron psiquiatra, psicólogo. Vengo dos meses limpios de lo que sea. Sin consumo de eso, ni buscando”.

Por último, Carlitos Nair explicó que ahora está tranquilo y que le gustaría hacer unos cambios en su vida: “Pasé cosas muy fuertes en la vida, en las cuales, las pasé y sin drogas. Las pasé con amigos y creyendo mucho en Dios… Yo no quiero cambiar, quiero mejorar”.