Martínez cuestiona la compra de 14 aviones de combate israelíes

CSnBlQEWsAEswN0“Si bien la situación de nuestra flota aérea es desoladora, y redunda en que nuestro amplio espacio aéreo se encuentra desprotegido, la decisión de realizar una compra de aviones no realizada a lo largo de 12 años, por parte de un gobierno al cual sólo le quedan 30 días, nos parece absolutamente irresponsable y sospechosa”, afirmó el diputado nacional Julio Martínez (UCR – La Rioja).

El legislador, expresidente de la Comisión de Defensa de la Cámara baja, agregó que “nuestras dudas, sustentadas en el hermetismo de una operación cuya letra chica desconocemos, se sustentan en que se trata de aviones de 40 años de antigüedad (como nuestros Mirage desprogramados), supuestamente con nueva aviónica y un motor un poco más confiable que el original”.

Según pudo saberse, se trata de 14 aviones supersónicos Kfir C-10 Block 60 para reemplazar a los Mirage III que fueron sacados de circulación.

“Estas aeronaves sólo las utilizan Colombia e Israel, y en el caso del colombiano han sufrido reiterados incidentes que motivaron la decisión de intentar desprogramarlos 10 años antes de su vencimiento (2025), lo cual nos genera importantes dudas sobre si se encuentra asegurada la cadena logística”, agregó.

“Desconocemos la cantidad de horas de vuelo de las células y a cuanto se encuentran de las inspecciones mayores, cuál es el costo del armamento que habría que agregarle, y si efectivamente vendrían equipados con el motor General Electric J79 y con qué aviónica. Estamos frente a una importante decisión sobre la cual nos hubiera interesado sobremanera conocer, dentro de nuestras posibilidades, que alternativas se barajaron y cuáles son los elementos que fueron tenidos en cuenta a la hora de optar por esta alternativa”, advirtió el legislador, que por último remarcó que “queda claro que el parque aéreo militar argentino es total y absolutamente obsoleto para controlar nuestro espacio aéreo, pero el necesario replanteo, con seriedad y sin especulaciones, de una importante inversión para reequipar a nuestras fuerzas armadas, no puede hacerse de manera inconsulta, sin consenso y a 30 días de dejar el gobierno”.