Denuncian en México al juez de La Rioja, Pablo Magaquian, por obstruir la ley

El PRD pre­sen­ta­ una de­man­da con­tra el juez de La Rio­ja, Ar­gen­ti­na, Pa­blo Ma­ga­quian, por “obs­truir” la ley al re­cha­zar la en­tre­ga, a fin de po­der rea­li­zar prue­bas pe­ri­cia­les, de un pa­ga­ré ori­gi­nal con el que el em­pre­sa­rio Car­los Ahu­ma­da de­man­da por un adeu­do de 400 mi­llo­nes de pe­sos más in­tere­ses al par­ti­do y a la se­cre­ta­ria de De­sa­rro­llo Agra­rio Te­rri­to­rial y Ur­bano, Ro­sa­rio Ro­bles.

El PRD pre­sen­ta­rá el miér­co­les una de­man­da con­tra el juez de La Rio­ja, Ar­gen­ti­na, Pa­blo Ma­ga­quian, por “obs­truir” la ley al re­cha­zar la en­tre­ga, a fin de po­der rea­li­zar prue­bas pe­ri­cia­les, de un pa­ga­ré ori­gi­nal con el que el em­pre­sa­rio Car­los Ahu­ma­da de­man­da por un adeu­do de 400 mi­llo­nes de pe­sos más in­tere­ses al par­ti­do y a la se­cre­ta­ria de De­sa­rro­llo Agra­rio Te­rri­to­rial y Ur­bano, Ro­sa­rio Ro­bles.

El juez de La Rio­ja gi­ró la pri­me­ra ac­ción le­gal pa­ra em­bar­gar los re­cur­sos que re­ci­be el sol az­te­ca, lue­go de dar avi­so de la su­pues­ta deu­da, y un juez fe­de­ral me­xi­cano eje­cu­tó la or­den el 9 de agos­to de 2014.

Ade­más, el PRD pre­sen­ta­rá an­te el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral una que­ja con­tra la ma­gis­tra­da Edith Alar­cón Mei­xuei­ro, en­ton­ces ti­tu­lar del Juz­ga­do 11 de Dis­tri­to en Ma­te­ria Ci­vil, y quien dio trá­mi­te al ex­hor­to con em­bar­go de pre­rro­ga­ti­vas del juez ar­gen­tino, pues se sal­tó un pa­so al no dar avi­so a la Can­ci­lle­ría me­xi­ca­na.

En el pa­ga­ré, en po­der de EL UNI­VER­SAL, apa­re­ce la fir­ma de Ro­bles Ber­lan­ga co­mo pre­si­den­ta na­cio­nal del PRD. Mien­tras el equi­po ju­rí­di­co de di­cho par­ti­do afir­ma que el do­cu­men­to es “fal­so”, abo­ga­dos de Ro­bles de­man­dan a Ahu­ma­da por ex­tor­sión.

Jo­sé Agus­tín Boc­ci des­pa­cha en una ca­sa ubi­ca­da a una cua­dra de la pla­za prin­ci­pal de Cha­mi­cal, en La Rio­ja, Ar­gen­ti­na. De cla­se me­dia, es­te hom­bre tam­bién es due­ño del ci­ber­ca­fé que es­tá en la co­che­ra de esa vi­vien­da. Es­to no ten­dría im­por­tan­cia pa­ra los me­xi­ca­nos, si no fue­ra por­que él es uno de los fi­du­cia­rios del pa­ga­ré que des­de ha­ce un año ocu­pa la aten­ción de la di­ri­gen­cia del Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (PRD) y de la re­cién nom­bra­da se­cre­ta­ria de De­sa­rro­llo Agra­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano (Se­da­tu), Ro­sa­rio Ro­bles.

Jo­sé Agus­tín Boc­ci des­pa­cha en una ca­sa ubi­ca­da a una cua­dra de la pla­za prin­ci­pal de Cha­mi­cal, en La Rio­ja, Ar­gen­ti­na. De cla­se me­dia, es­te hom­bre tam­bién es due­ño del ci­ber­ca­fé que es­tá en la co­che­ra de esa vi­vien­da. Es­to no ten­dría im­por­tan­cia pa­ra los me­xi­ca­nos, si no fue­ra por­que él es uno de los fi­du­cia­rios del pa­ga­ré que des­de ha­ce un año ocu­pa la aten­ción de la di­ri­gen­cia del Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (PRD) y de la re­cién nom­bra­da se­cre­ta­ria de De­sa­rro­llo Agra­rio, Te­rri­to­rial y Ur­bano (Se­da­tu), Ro­sa­rio Ro­bles.

El plei­to le­gal en­tre el em­pre­sa­rio Car­los Ahu­ma­da Kurtz, el PRD y Ro­bles Ber­lan­ga es­tá en su eta­pa de in­ves­ti­ga­ción.

El PRD alis­ta una de­man­da con­tra el juez del fue­ro co­mún de La Rio­ja, Ar­gen­ti­na, Pa­blo Ri­car­do Ma­ga­quian, por “obs­truir” la jus­ti­cia al re­cha­zar la en­tre­ga del pa­ga­ré ori­gi­nal con el que Ahu­ma­da de­man­da al par­ti­do y a la fun­cio­na­ria fe­de­ral, a fin de po­der rea­li­zar prue­bas pe­ri­cia­les al do­cu­men­to.

El pa­ga­ré, en po­der de EL UNI­VER­SAL, es­tá fe­cha­do el 1 de agos­to de 2003 y en él apa­re­ce la fir­ma de Ro­sa­rio Ro­bles Ber­lan­ga co­mo pre­si­den­ta na­cio­nal y del Con­se­jo Na­cio­nal del PRD. El do­cu­men­to ava­la­ría una deu­da del par­ti­do con Ahu­ma­da por 400 mi­llo­nes de pe­sos más in­tere­ses. El equi­po ju­rí­di­co del PRD afir­ma que el tex­to del do­cu­men­to es “fal­so”. El em­pla­za­mien­to a Ro­sa­rio El juez de La Rio­ja gi­ró la pri­me­ra ac­ción le­gal pa­ra em­bar­gar los re­cur­sos que re­ci­be el sol az­te­ca, lue­go de dar avi­so de la su­pues­ta deu­da. Un juez fe­de­ral me­xi­cano eje­cu­tó la or­den de em­bar­go el 9 de agos­to de 2014.

“Es evi­den­te que Car­los Ahu­ma­da tie­ne con­trol del juz­ga­do, el juez se ha ne­ga­do reite­ra­da­men­te a mos­trar­nos el do­cu­men­to ba­se de la ac­ción pa­ra ha­cer una prue­ba pe­ri­cial y ver si la fir­ma [de Ro­sa­rio Ro­bles] es­ta­ba an­tes de que se hi­cie­ra el pa­ga­ré. Es co­rrup­to y es­tá co­lu­di­do”, de­nun­ció Wal­do Fer­nán­dez, en­car­ga­do de la de­fen­sa del sol az­te­ca.

“Es evi­den­te que Car­los Ahu­ma­da tie­ne con­trol del juz­ga­do, el juez se ha ne­ga­do reite­ra­da­men­te a mos­trar­nos el do­cu­men­to ba­se de la ac­ción pa­ra ha­cer una prue­ba pe­ri­cial y ver si la fir­ma [de Ro­sa­rio Ro­bles] es­ta­ba an­tes de que se hi­cie­ra el pa­ga­ré. Es co­rrup­to y es­tá co­lu­di­do”, de­nun­ció Wal­do Fer­nán­dez, en­car­ga­do de la de­fen­sa del sol az­te­ca.

Ade­más, el PRD pre­sen­ta­rá an­te el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral (CJF) una que­ja con­tra la ma­gis­tra­da Edith Alar­cón Mei­xuei­ro, en­ton­ces ti­tu­lar del Juz­ga­do Dé­ci­mo Pri­me­ro de Dis­tri­to en Ma­te­ria Ci­vil y quien dio trá­mi­te al ex­hor­to con me­di­das coer­ci­ti­vas [em­bar­go de pre­rro­ga­ti­vas] del juez ar­gen­tino, por­que és­ta se sal­tó un pa­so al no dar avi­so a la Can­ci­lle­ría me­xi­ca­na.

Alar­cón Mei­xuei­ro gi­ró el año pa­sa­do un ofi­cio al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral (INE) pa­ra re­te­ner los re­cur­sos del par­ti­do, pe­ro és­te li­bró pro­vi­sio­nal­men­te el em­bar­go por un am­pa­ro que le otor­gó otro juez fe­de­ral me­xi­cano, el Sép­ti­mo de Dis­tri­to en Ma­te­ria Ci­vil, Con­cep­ción Mar­tín Ar­gu­mo­sa, a cam­bio de una ga­ran­tía de 15 mi­llo­nes 600 mil pe­sos. En bre­ve, de­fi­ni­rá si pro­te­ge in­de­ter­mi­na­da­men­te al PRD o can­ce­la el am­pa­ro pro­vi­sio­nal.

Lo an­te­rior se su­ma a la es­tra­te­gia ju­rí­di­ca que em­pren­dió, por se­pa­ra­do, Ro­sa­rio Ro­bles por ex­tor­sión, frau­de y fal­si­fi­ca­ción del pa­ga­ré. El PRD con­tes­tó la de­man­da eje­cu­ti­va mer­can­til in­ter­pues­ta en Ar­gen­ti­na. Pe­ro Ro­bles Ber­lan­ga no lo ha he­cho. Por lo que, a tra­vés de edic­tos, un juz­ga­do fe­de­ral la em­pla­zó el 30 de ju­nio pa­sa­do pa­ra que en un pe­rio­do de 84 días há­bi­les, a par­tir de esa fe­cha, con­tes­te la de­nun­cia pro­mo­vi­da por Ahu­ma­da.

Lo an­te­rior se su­ma a la es­tra­te­gia ju­rí­di­ca que em­pren­dió, por se­pa­ra­do, Ro­sa­rio Ro­bles por ex­tor­sión, frau­de y fal­si­fi­ca­ción del pa­ga­ré. El PRD con­tes­tó la de­man­da eje­cu­ti­va mer­can­til in­ter­pues­ta en Ar­gen­ti­na. Pe­ro Ro­bles Ber­lan­ga no lo ha he­cho. Por lo que, a tra­vés de edic­tos, un juz­ga­do fe­de­ral la em­pla­zó el 30 de ju­nio pa­sa­do pa­ra que en un pe­rio­do de 84 días há­bi­les, a par­tir de esa fe­cha, con­tes­te la de­nun­cia pro­mo­vi­da por Ahu­ma­da.

Des­de Ar­gen­ti­na, el em­pre­sa­rio la­men­tó que Ro­bles “se es­con­da” co­mo me­di­da di­la­to­ria del jui­cio en su con­tra. Re­la­tó que en una ca­so­na del ba­rrio de Co­yoa­cán se re­cha­zó iden­ti­fi­car co­mo pro­pie­ta­ria a la fun­cio­na­ria, pe­ro que pos­te­rior­men­te el juez fe­de­ral me­xi­cano iden­ti­fi­có ese do­mi­ci­lio por me­dio del SAR y el ISSS­TE, co­mo el de la ac­tual se­cre­ta­ria. Los ac­tua­rios tam­bién in­ten­ta­ron no­ti­fi­car­la en sus en­ton­ces ofi­ci­nas de Se­de­sol y en Pa­la­cio Na­cio­nal, pe­ro no se les dio el ac­ce­so.

“Si ella, co­mo cual­quier ciu­da­da­na de bien, hu­bie­ra re­ci­bi­do la no­ti­fi­ca­ción co­mo lo hi­zo el PRD, y hu­bie­ra des­pués he­cho lo que co­rres­pon­día, se hu­bie­ra aho­rra­do lo an­te­rior, pe­ro lo hi­zo pa­ra tra­tar de eva­dir la jus­ti­cia y es una se­cre­ta­ria de Es­ta­do, y el ejem­plo que da es de abu­so de po­der”, re­pro­chó Ahu­ma­da, quien en 2003 fue­ra pa­re­ja sen­ti­men­tal de la aho­ra fun­cio­na­ria fe­de­ral.

Captura de pantalla (3690)La Ban­da del Ci­ber­ca­fé

El equi­po ju­rí­di­co del sol az­te­ca en­car­ga­do del ex­pe­dien­te Ahu­ma­da, en­ca­be­za­do por el dipu­tado fe­de­ral Wal­do Fer­nán­dez Gon­zá­lez, di­jo que se tra­ta de un frau­de ar­ti­cu­la­do por el equi­po de Ahu­ma­da, al que se re­fie­ren co­mo La Ban­da del Ci­ber­ca­fé.

Ahu­ma­da Kurtz trans­fi­rió la pro­pie­dad del tí­tu­lo de cré­di­to [el pa­ga­ré] al Fi­dei­co­mi­so Jus­ti­cia y Ver­dad, cu­yos fi­du­cia­rios son dos ar­gen­ti­nos de cla­se me­dia: Jo­sé Agus­tín Boc­ci y Mar­ce­lo Ale­jan­dro Za­la­zar. Pe­ro los be­ne­fi­cia­rios del co­bro de es­ta deu­da son los dos hi­jos de Ahu­ma­da.

De acuer­do con los aná­li­sis téc­ni­cos ini­cia­les de las par­tes in­vo­lu­cra­das a los que se tu­vo ac­ce­so, la co­pia del pa­ga­ré per­mi­te ob­ser­var que fal­ta una fir­ma de Ro­sa­rio Ro­bles, ya que ten­dría que ha­ber sig­na­do dos ve­ces —co­mo aval y co­mo pre­si­den­ta del PRD—, y se iden­ti­fi­ca co­mo otra ano­ma­lía que el do­cu­men­to no es­tá en­do- sa­do for­mal­men­te —de pu­ño y le­tra de Ahu­ma­da— al Fi­dei­co­mi­so Jus­ti­cia y Ver­dad.

Pe­ro lla­ma la aten­ción que la di­rec­ción pa­ra los trá­mi­tes del fi­dei­co­mi­so es un do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar en el ba­rrio Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, en Cha­mi­cal, pro­vin­cia de La Rio­ja, don­de se ubi­ca un ci­ber­ca­fé.

Mien­tras que el abo­ga­do del fi­dei­co­mi­so en Mé­xi­co, Mi­guel Án­gel Guz­mán Cor­tés, dio co­mo do­mi­ci­lio pa­ra re­ci­bir no­ti­fi­ca­cio­nes de avi­sos ju­di­cia­les so­bre es­te ca­so la di­rec­ción de otro ci­ber­ca­fé, ubi­ca­do en la de­le­ga­ción Ve­nus­tiano Ca­rran­za.

Mien­tras que el abo­ga­do del fi­dei­co­mi­so en Mé­xi­co, Mi­guel Án­gel Guz­mán Cor­tés, dio co­mo do­mi­ci­lio pa­ra re­ci­bir no­ti­fi­ca­cio­nes de avi­sos ju­di­cia­les so­bre es­te ca­so la di­rec­ción de otro ci­ber­ca­fé, ubi­ca­do en la de­le­ga­ción Ve­nus­tiano Ca­rran­za.

De acuer­do con un do­cu­men­to in­terno del PRD en po­der de es­te dia­rio, se es­ta­ble­ció que “exis­ten ele­men­tos pa­ra su­po­ner que se tra­ta de un do­mi­ci­lio apó­cri­fo”.

“Es­ta­mos an­te la pre­sen­cia de un gru­po de­lic­ti­vo. Ellos ga­nan 25 mil pe­sos men­sua­les por es­to. Nos en­con­tra­mos an­te La Ban­da del Ci­ber­ca­fé . Re­sul­ta que el do­mi­ci­lio que po­nen en Mé­xi­co pa­ra re­ci­bir no­ti­fi­ca­cio­nes, y don­de des­pe­cha un abo­ga­do que ve un ca­so de 400 mi­llo­nes de pe­sos, es un ci­ber­ca­fé.

Captura de pantalla (3691)