Los K lo esperan: Solo falta Felipe Álvarez para el 2023

El kirchnerismo gobernante está a gusto con sus conocidos. En el caso de La Rioja, aquellos que estuvieron dentro de su espacio y luego hicieron política en otras alianzas.

Eso explica la vigencia de Teresita Luna dentro del kirchnerismo, más allá que no haya participado en el regreso al poder nacional. También el propio Felipe Álvarez, ese Beder Boy´s que muchas veces lo identificaban con La Cámpora.

Conocido y amigo de casi todos de su edad dentro del gobierno nacional, Álvarez llegó al Congreso por Juntos por La Rioja, un sector embanderado con el macrismo, pero hasta sus lazos familiares lo llevan al kirchnerismo. Su esposa fue allegada a Cristina Fernández de Kirchner.

El diputado nacional arma un proyecto provincial. Es decir piensa en la gobernación de La Rioja. Hace un análisis simple: en el 2023 estará con la edad justa para pelear por el sillón que hoy lo tiene Ricardo Quintela.

Necesita más que los deseos y por eso, sus lazos con sus amigos K lo pueden dejar en carrera en La Rioja.

Lo dice su entorno que está en las antípodas del quintelismo, hoy administrador de los recursos provinciales. Por este motivo, descarta cualquier posibilidad de arreglo local.

Fue titular del PAMI local con los K y manejó planes de empleos nacionales, que fueron importantes en la Intendencia de Alberto Paredes Urquiza.

En su última aparición atacó al corazón del peronismo gobernante por la coparticipación municipal y el crédito de 300 millones de dólares para el Parque Eólico Arauco. Tomó nota Sergio Massa que está lejos de Quintela y de Sergio Casas.

Álvarez se ubicó en un lugar vacío, de oposición real. Así se encamina a ser el referente y si logra un gesto político y financiero, tendrá mucho protagonismo en las elecciones legislativas provinciales del año que viene y la gobernación del 2023.

Publicado por

German La Rioja

Periodismo + Opinión