Juntos por La Rioja dividido para denunciar a Paredes Urquiza por supuestas anormalidades

El Frente Juntos por La Rioja, que administra la Municipalidad de La Rioja, está dividido en torno a una decisión política que debe tomar la intendenta departamental, Inés Brizuela y Doria.

La alianza entre el radicalismo, el macrismo y el peronismo disidente mantiene una discusión sobre si Brizuela y Doria debe denunciar penalmente al ex intendente Alberto Paredes Urquiza por supuestas irregularidades en el Palacio Municipal.

Dentro de la Municipalidad existen dos alas bien diferenciadas sobre la decisión que debe tomar la ex senadora nacional.

Días pasados, Brizuela y Doria advirtió que la ciudad estaba desvastada y ahora más por el último temporal. En una exposición ante la prensa precisó que es millonaria la deuda con proveedores, que superaría los $400 millones y con un parque automotor destruido.

A dos meses de su gestión, la intendenta solicitó un informe pormenorizado de cada repartición y el panorama es caótico, ya que la Municipalidad camina al borde de la cesación de pagos.

A raíz de este temporal, el municipio debió recurrir a los proveedores para que le fíen insecticidas, artículos de limpieza, entre otros elementos. Mientras tanto, la intendenta tiene ya en su mente reunir los recursos para afrontar el pago de los programas laborales PEM.

El radicalismo ortodoxo sostiene que no se debe avanzar judicialmente contra el paredismo, al tiempo que los demás socios del frente Juntos por La Rioja dicen lo contrario.

Según la actual administración municipal, viven día a día para afrontar las deudas y la creciente demanda de la sociedad.

Publicado por

German La Rioja

Periodismo + Opinión