De domingo a domingo: La reelección de Quintela atada a una deuda de $20 mil millones solo por Parque Eólico y APOS

Primero la gente dice el actual gobierno y lo cumplió, al abrir un impasse en el pago de la primera cuota de los intereses por el crédito en dólares para la ampliación del Parque Eólico Arauco. El crédito total equivale a $18.600 millones con un dólar a $62.

Luego inició las conversaciones con el sistema de salud, a raíz de la abultada deuda de la obra social estatal APOS. La deuda ronda los $1.000 millones y la semana entrante surgirían problemas por la falta de acuerdo.

El sueño reeleccionista del gobernador Ricardo Quintela está atado a la suerte financiera de la provincia. El final de su primer mandato es el 10 de diciembre de 2023 con la posibilidad de ir por un segundo período.

El año que viene además el oficialismo debe enfrentar las elecciones provinciales legislativas, donde se renuevan las bancas de la Capital. En el principal departamento, la oposición viene venciendo desde hace dos períodos constitucionales.

El gobierno espera día a día el goteo por la coparticipación federal y el pago de la deuda de la Nación, que a decir por el quintelismo totaliza $1.000 millones, a raíz que no pagó el ex presidente Mauricio Macri al ex gobernador Sergio Casas los recursos extracoparticipables.

En febrero La Rioja recibió casi $2.900 millones para pagar los salarios y sobrevivir, a través de los gastos de funcionamiento.

Si Quintela tendría que pagar hoy solo las deudas del Parque Eólico Arauco y APOS destinaría medio año de recursos. En otras palabras, no abonar los salarios por 6 meses y cerrar también la Casa de Gobierno por ese período. Sería el final de su sueño reeleccionista y del peronismo en general que gobierna a La Rioja desde el regreso a la democracia.

Hoy La Rioja es una de las provincias con mayor endeudamiento en dólares por decisión política del peronismo que pasa por Carlos Menem, Bernabé Arnaudo, Ángel Maza, Luis Beder Herrera, Sergio Casas y también Quintela, que pertenece al mismo sello partidario.

Es literalmente una locura, ya que la provincia no genera nada al depender solo de los fondos que le envíe la Nación. No lo fue mal: en el último año de Macri fue la más beneficiada.

La Rioja también dilapidó una década de la Presidencia de Carlos Menem y no pudo terminar ni el Paso Internacional de Pircas Negras, siendo el elefante blanco riojano. Ni hablar del camino entre La Rioja y Chilecito, entre otras obras, que año a año se pide financiamiento en el presupuesto nacional y sigue como están.

Ni el más “pensador” se hubiera atrevido a decir que en el gobierno de los Fernández se blanquearía que La Rioja se encamina a un default económico y social. Si no paga los sueldos, el final es por todos conocido.

La Rioja tiene su propio presupuesto, pero a nivel nacional sigue con los recursos extras del año pasado, en una provincia donde se fue el ex intendente Alberto Paredes Urquiza dejando una deuda de $500 millones en la Municipalidad de la Capital. Inés Brizuela y Doria lo sufre todos los días.

La decisión de no pago o pedir una reconsideración de la deuda es lógico por parte del quintelismo, pero se le cierran otras puertas cuando quiera solicitar créditos para obras propias o financiamiento.

Quintela también debe abonar tres deudas más: dos por bonos provinciales y otra por la construcción de viviendas. Eso no se sumó a los $20 mil millones que totaliza el crédito por el Parque Eólico Arauco y la obra social APOS, cuyos responsables desaparecieron de la escena pública.

Todos los días la administración Q camina en el filo de la cornisa por los fondos, aunque tampoco quiere dar el salto: la generación de recursos propios, a través de la minería como lo pide la sociedad de los Fernández.

Quintela se sentará este domingo en el atrio de la presidencia de la Legislatura para dar su primer discurso de apertura de sesiones ordinarias. Allí dará a conocer al gran público la hoja de ruta de su gobierno en un país “fundido”. Todos quieren que a la Argentina y a la provincia le vaya bien, pero también que se explique: ¿Dónde está la plata de La Rioja?.