El Tribunal Superior puso en funciones una Secretaría de Control Judicial

El Tribunal Superior de Justicia puso en funcionamiento la Secretaría de Superintendencia y Control Judicial bajo la dependencia exclusiva del máximo órgano, según el Acuerdo 248.

El Acuerdo del 1 de octubre se dio con la Presidencia de Luis Alberto Nicolás Brizuela e integrado por Claudio José Ana, Camilo Luis Alfredo Farías Barros y Ricardo Gastón Mercado Luna, con la asistencia de la Secretaria Administrativa y de Superintendencia, Ana Gabriela Nuñez Lanzillotto.

La Secretaría de Superintendencia y Control Judicial tendrá competencia sobre todos los órganos jurisdiccionales, administrativos y judiciales que componen la Función Judicial.

El Tribunal asignó las funciones de Secretaria de Superintendencia y Control Judicial a la actual Secretaria del Tribunal Superior de Justicia, Cristina del Valle Romero, quien será responsable de la planificación, dirección y control de las actividades de la Secretaría debiendo asignar, coordinar y supervisar las tareas de funciones que le competen.

La Secretaría se conformará con el plantel de personal que el Tribunal determine oportunamente.

La Secretaría tendrá, sin perjuicio de las que en adelante el Tribunal Superior de Justicia le asigne, las siguientes funciones:

  • Proponer el Plan Anual de Control de Gestión, con la programación de las tareas dentro del marco reglamentario y metodológico vinculado a las actividades que el Tribunal Superior de Justicia establezca.
  • Diseñar los procedimientos y modalidades operativas para la implementación de relevamientos en órganos y dependencias de la Jurisdicción Administración de Justicia.
  • Practicar los relevamientos, auditorías y evaluaciones en los órganos y dependencias de conformidad a los criterios de oportunidad y a lo establecido en el plan anual.
  • Producir informes con los resultados de los análisis realizados y efectuar las propuestas de mejoras que considere pertinentes.
  • Realizar el monitoreo y seguimiento de la implementación de las recomendaciones realizadas.
  • Intervenir en la evaluación de la consistencia y aptitud de los indicadores de gestión y supervisar que los mismos contemplen la actividad real de los órganos y dependencias, monitoreando la información generada por el sistema que se establezca, elaborando informes periódicos.
  • Intervenir en el diseño, implementación y monitoreo de programas que propendan a la mejora del servicio de justicia y los servicios de apoyo.
  • Participar en el diseño, implementación y desarrollo de sistemas de información y proponer modificaciones al modelo de indicadores de gestión a fin de adecuarlo a los procesos de trabajo.
  • Relevar la totalidad de los procesos de trabajo, formalizados o no, que se lleven a cabo en las distintas unidades jurisdiccionales, secretarías, direcciones, y todas aquellas áreas que conforman el servicio de justicia; así como también, los planes, programas y proyectos en ejecución en los que resulte trascendente conocer su grado de implementación y los resultados alcanzados.
  • Implementar las actividades de control de gestión que este Tribunal Superior disponga, contando para ello con la colaboración de otras áreas, en función de las instrucciones recibidas por este Cuerpo.
  • Intervenir de oficio o ante denuncia en el control disciplinario de magistrados, funcionarios y empleados.
  • Propender a la resolución de conflictos que se susciten entre los integrantes de la Función Judicial. Intervendrá en aquellos casos en los que la existencia de conflictos personales entre los integrantes de la Jurisdicción Administración de Justicia, hayan producido, o eventualmente puedan producir, efectos negativos en la prestación del servicio. Dichos casos serán asignados por el Tribunal a través de su Presidente y podrán provenir de la actuación de la Secretaria de Superintendencia y Control de Gestión Judicial, de denuncias formuladas por los involucrados en el conflicto, o de informes originados en otras áreas de la Función Judicial.
  • Intervenir de oficio en cuestiones referidas a delitos y faltas disciplinarias eventualmente cometidas por magistrados, funcionarios y empleados.
  • Recibir las denuncias por faltas disciplinarias, delitos o irregularidades en la administración de justicia cometidas por magistrados, funcionarios y empleados efectuadas por particulares o funcionarios públicos, debiendo realizar las investigaciones correspondientes ordenadas por el Tribunal Superior de Justicia, cuyo resultado será elevado al mismo para que disponga la resolución o acciones que se estimen pertinentes.
  • Practicar las informaciones sumarias y/o investigaciones que el Tribunal Superior de Justicia ordene. Los funcionarios encomendados, en el cumplimiento de sus funciones, actuarán ante magistrados, funcionarios y empleados del Poder Judicial y demás autoridades a las que deban acudir, como delegados de este Tribunal, pudiendo –a tales fines- solicitar informes, librar oficios y efectuar los requerimientos que estimen necesarios.
  • Practicar las inspecciones ordinarias y extraordinarias en los órganos de la Administración de Justicia que determine el Tribunal Superior de Justicia, por intermedio de su Presidente.
  • Verificar el cumplimiento de las leyes, acordadas y resoluciones que regulan la actividad de las dependencias y profesionales auxiliares de la justicia.