Los salarios del NOA sienten más el efecto de la inflación

  
El NOA no sólo sigue relegada en la carrera salarial respecto de otras regiones de la Argentina. También padece los efectos de la inflación que fue comiendo entre un 4% y un 7% del poder adquisitivo del trabajador en los últimos meses y –como fenómeno creciente- de la incidencia del impuesto a las Ganancias entre los asalariados. 

Según La Gaceta, en los últimos tiempos, el poder adquisitivo fue cayendo por efecto del recrudecimiento de la inflación, indica a DINERO Daniel Abad, director del Centro de Estudios Económicos y Sociales del NOA (Cesnoa). No obstante este fenómeno, la situación irá mejorando en la medida en que se vayan cerrando las paritarias (en torno de un 27%/30%), considera el experto. Según Abad, hay una sensación inmediata de mayor liquidez porque el Gobierno emite mucho más dinero que lo habitual. “Pese a ello, el asalariado tiene plata en el bolsillo, pero siente que cada vez le alcanza menos para cubrir sus gastos”, acota.

De acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), los peores sueldos privados de la Argentina se abonan en el Norte Grande. Por caso, Tucumán ocupa el vigesimoprimer lugar, mientras que Santiago del Estero es el distrito con peores salarios entre las 24 jurisdicciones del país. Y hay un agravante más respecto de la disparidad de ingresos: Santiago del Estero, Tucumán y Salta tienen la peor tasa de empleo no registrado de la Argentina, una franja en la que las remuneraciones son muy bajas. 

Tomando en cuenta la Distribución Funcional del Indec, podemos apreciar las siguientes situaciones:

-El salario de bolsillo de un trabajador privado registrado de Tucumán ($ 7.982 en promedio) equivale a una canasta y media básica total medida por las consultoras privadas. 

-Al primer trimestre de este año, el incremento salarial interanual de un empleado privado tucumano ha sido del 29%, cuatro puntos porcentuales por debajo del promedio nacional. 

-El salario privado tucumano equivale a tres veces la remuneración de bolsillo que gana mensualmente un santacruceño y a 1,7 veces de lo que percibe un trabajador que reside en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

– El salario privado registrado de Tucumán ha crecido en $ 1.800 respecto del primer trimestre de 2014. El del promedio nacional lo ha hecho en $ 2.813 en el mismo período y actualmente se ubica en $ 11.370 mensuales de remuneración neta.

-En Salta, el sueldo de bolsillo es de $ 8.243, en Jujuy, de $ 8.251, mientras que en Catamarca asciende a $ 9.321 

-Un empleado privado gana, como sueldo bruto, menos que el promedio del sector público provincial ($ 9.380 versus $ 9.500 mensual promedio declarado por el Ministerio de Economía).

Según Abad, el salario estatal es bajo en la región. “Salvo en el caso de Tucumán, en el que hay un mayor peso de la agroindustria azucarera y citrícola, en el resto de las provincias pueden observarse remuneraciones relativamente menores a las del sector privado”, indica. El titular del Cesnoa sostiene, por ende, que “el empleo público termina siendo el motor del consumo en el norte”. “Por eso, cuando hay tantas distorsiones en precios, los trabajadores de esta parte del país tienden a sentir que se les exprime más el salario que en otros lados”, considera.

Crecieron en La Rioja las operaciones intersemanales de “Ahora 12”

  

El Ministerio de Industria, que conduce Débora Giorgi, informó que a través del programa “Ahora 12” los negocios adheridos alcanzaron un total de 11.471.407 operaciones por 21.416 millones de pesos. Solo en la semana 41 –último periodo analizado- se concretaron 539.347 transacciones por 908 millones de pesos.

“El Ahora 12 es una herramienta clave para impulsar el consumo, fortalecer la producción nacional y generar más puestos de trabajo”, afirmó la ministra de Industria, Débora Giorgi, según un comunicado oficial.

De acuerdo al relevamiento de la cartera industrial, desarrollado en base a la información brindada por las tarjetas de crédito participantes, la semana 41 presenta en relación a su anterior medición (semana 40) un aumento promedio del 29% en las transacciones realizadas por consumidores de todo el país.

En los primeros puestos de esta escala del Programa se ubican Formosa (aumento inter-semanal del 79%), Corrientes (65%), Catamarca y San Juan (48%), y Santiago del Estero (46%). En tanto que La Rioja, San Luis, Tucumán, Jujuy y Misiones aumentaron –en promedio- un 41%. Cabe destacar que todas las provincias lograron incrementar sus operaciones con respecto a la semana pasada.

En cuanto al acumulado del Programa (desde su puesta en marcha), el análisis no muestra cambios en la distribución por rubro de las transacciones ni de las ventas. De acuerdo a las facturas emitidas continúan destacándose los sectores Indumentaria (con el 56% de las transacciones totales), Calzado y Marroquinería (17%), Materiales para la Construcción (10%), y Línea Blanca (7%).

En lo referente al dinero que recaudan los negocios por las ventas, las posiciones son: indumentaria ($8.091 millones), materiales para la construcción ($3.975 millones), línea blanca ($2.988 millones) y, calzado y marroquinería (2.501 millones). El sector muebles crece y acerca posiciones con respecto a dichos rubros, acumula $1.999 millones en ventas (un 9% de las ventas totales del programa).

Ahora 12 permite la compra de productos de industria nacional en 12 cuotas fijas sin interés, a través de tarjetas de crédito en locales adheridos de todo el país. Además de los rubros mencionados también están incluidos: bicicletas, motos, muebles, turismo, anteojos, artículos de librería, libros y colchones.

Suspenden venta de GNC para garantizar el gas

image

Estaciones de servicio en varias provincias suspendieron la comercialización de Gas Natural Comprimido (GNC) a los automovilistas particulares tras recibir una orden oficial para priorizar el suministro residencial.

La ola de frío intenso que cubre a toda la Argentina hizo disparar el consumo de Gasta Natural en las casas, lo que se sumó al paro de los trabajadores de la Federación Argentina Sindical del Petróleo, Gas y Biocombustibles, que reclaman una mejora salarial y que amenazan con que si se extiende el conflicto, la falta de gas se sentirá con intensidad en los próximos días.

Para asegurar el abastecimiento en hogares y evitar quejas masivas en un año electoral, el Gobierno de Cristina Kirchner dispuso la aplicación de cortes programados en estaciones de servicio de GNC en distintas provincias. Los cortes comenzaron el viernes en La Pampa y luego en la Patagonia, pero rápidamente se extendieron a otras zonas de la Argentina en las que existe red de distribución gas natural por cañerías.

La última vez que la falta de gas había llegado hasta los automovilistas había sido en 2013 y al igual que en aquella ocasión, esta vez el Gobierno prefirió interrumpir el suministro lejos de los mayores centros urbanos. Las expendedoras ubicadas en el Gran Buenos Aires y la Capital Federal no habían recibido hasta ayer la orden de restringir la oferta, aunque la situación no era descartada por los empresarios si no cesaba el paro de los trabajadores del sector gasífero en todo el país. Las tres estaciones de GNC de Bariloche mantuvieron sus mangueras cruzadas casi todo el día el martes y volvieron a vender este miércoles, cuando la temperatura subió un par de grados y con ello bajó el consumo residencial.

Las restricciones en Bariloche también respondieron a las tareas de mantenimiento que se hacen en la planta compresora de Gobernador Costa, en Chubut, y las bajas temperaturas de esa ciudad turística. La serie de restricciones al gas natural para vehículos había comenzado el viernes, en La Pampa y luego hubo cortes de GNC que proliferaron durante el fin de semana en otras provincias, como Jujuy, Salta, Córdoba, San Luis y Mendoza.

En el país hay más de 180.000 vehículos que funcionan a GNC, un combustible alternativo a las naftas y el gasoil, pero más barato: en la mayoría de los casos, este combustible es utilizado por los taxistas y remiseros. Según los números del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), el gas para vehículos equivale al 7 por ciento de la demanda nacional de ese insumo.

Crece la brecha salarial en todo el país 

  
¿Por qué un trabajador registrado del sector privado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires gana un 65% más que un par salteño? ¿Por qué en Santa Cruz las remuneraciones promedio triplican a las de las provincias del NOA? Aunque el costo de vida en esas jurisdicciones es más alto -sobre todo en la segunda-, la calidad de los puestos laborales aporta a estas asimetrías cada vez más marcadas. 

De acuerdo con el reciente informe que publicó el Indec, un salteño del sector privado percibió por mes $8.243 durante el primer trimestre de 2015. Ese ingreso, por cierto, es inalcanzable para muchos trabajadores de Salta, ya que un 42% está en negro, con sueldos mucho más bajos. Ese dato condice con otro informe del Indec, que admite que la mitad de la población económicamente activa gana menos de $6.000 mensuales.

Según El Tribuno, volviendo al enfoque en el empleo registrado, Santa Cruz es la provincia en donde mejor se remunera, con $23.273 al mes. A través de las redes sociales, salteños que se fueron a trabajar allí indicaron que la alimentación, los alquileres y otros gastos para sobrevivir son del 100 o 200% superiores. 

No obstante, las subas salariales en los últimos años fueron extremadamente dispares. La vara de la inflación curiosamente no fue la misma. Entre el primer trimestre de 2013 y el mismo de 2015 las remuneraciones netas de los salteños empleados en empresas privadas aumentaron un 68%, mientras que en Santa Cruz, 83%. En ese mismo bienio, en Capital Federal, la subas llegaron al 70%. Allí, un trabajador ganó en marzo último $13.604. 

La estructura del empleo incide, por cierto, en los bolsillos de cada población. En Salta, en base a datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, un 20% de los trabajadores se desempeña en el campo. La industria concentra un 13%. El comercio agrupa a casi un 20%. 

Está claro que para brindar mejores condiciones salariales, las políticas públicas deben apuntar al anhelado valor agregado o industrialización. 

Santa Cruz tiene un 22% de sus trabajadores privados en la actividad petrolera y de minas. Esa actividad, por cierto, ofrece salarios mucho más abultados. Allí la agricultura solo representa el 2,5%.

Según El Tribuno, Salta es la séptima provincia con remuneraciones netas del sector privado más baja del país. Más abajo están Chaco ($8.202), Misiones ($8.070), Corrientes ($8.044), Tucumán ($7.982), La Rioja ($7.339) y Santiago del Estero ($7.259).

El índice de confianza del consumidor (ICC) se mantiene estable en junio

Captura de pantalla (2298)

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) se mantiene estable (-0,2%) con respecto a mayo de 2015. Junio es el primer mes luego de 6 meses en el cual el ICC no crece con respecto al mes anterior. En términos interanuales, el índice sube 30,9%.

Dos de los tres subíndices que componen el ICC registraron bajas con respecto al mes anterior: Bienes Durables e Inmuebles disminuyó un 1,1%, mientras que Situación Macroeconómica lo hizo en 0,8%. Por su parte, el subíndice Situación Personal registró una suba de 1%.

La confianza de los consumidores creció en Capital Federal y Gran Buenos Aires (2,3% y 1,7%, respectivamente) pero cayó 4,5% en el Interior del país con respecto al mes anterior.

La confianza de los consumidores aumenta para el sector de los encuestados con menor nivel de ingresos, en tanto que disminuye para el sector con mayores recursos.

La demanda de electricidad registró en mayo un crecimiento de 3% en La Rioja

Corte_EnergiaEn mayo de 2015, la demanda neta total del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) fue de 10.467,6 GWh (Gigavatios), mientras que en el mismo mes de 2014, había sido de 10.410,6 GWh, es decir que el incremento fue de 0,6%.

La demanda de energía eléctrica en mayo y en comparación con igual mes de 2014 arrojó una suba general del 0,6%, caracterizada por un ascenso en la mayoría de las provincias y con una leve baja en la Ciudad de Buenos Aires y el área Metropolitana, en un escenario de temperaturas inferiores al promedio para ese mes, según el informe de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec).

En mayo de 2015, la demanda neta total del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) fue de 10.467,6 GWh (Gigavatios), mientras que en el mismo mes de 2014, había sido de 10.410,6 GWh, es decir que el incremento fue de 0,6%.

Fundelec consignó también en su informe que el crecimiento acumulado en el primer cuatrimestre del año es de 5,4 por ciento, y recordó que mayo suele ser un mes de un consumo, en promedio, menor a los 10.000 GWh.

En mayo, se registraron descensos en los requerimientos eléctricos al MEM en las empresas Eden (-8%), Edes (-2%), Edenor (-1%) y Edesur (-1%) y, por otro, en las provincias Santa Fe (-5%) y Formosa (-1%).

En tanto, Córdoba y San Luis se mantuvieron en el mismo nivel de consumo en la comparación interanual.

Por lo tanto, fueron 19 las empresas o provincias que marcaron ascensos: Misiones (21%), Jujuy (11%), Santiago del Estero (11%), Neuquén (9%), Chaco (8%), Tucumán (8%), La Pampa (6%), Salta (6%), Chubut (5%), Corrientes (4%), Edea (4%), San Juan (4%), Mendoza (4%), Entre Ríos (3%), La Rioja (3%), Catamarca (1%), Edelap (1%), Río Negro (1%), entre otros.

En referencia al detalle por regiones y siempre en una comparación interanual, las variaciones fueron las siguientes: Patagonia aumentó 7,4%; en la región del NEA 7,1%; en la del NOA 6,4%; en la del Comahue, 5,1%; y en Cuyo, 3,8%.

En cambio, la región del Centro no registró cambios, y por el contrario bajó el área metropolitana, -0,9%; la del BAS (todo el interior de la provincia de Buenos Aires sin Capital y Gran Buenos Aires) -2,7% y la del Litoral -3,1%.

Respecto de la temperatura, el promedio de mayo fue de 16.8 °C, mientras que en el mismo mes del año anterior fue 14.6 °C, y la histórica del mes es de 17.8 grados centígrados.

Según datos globales de todo el mes, la generación térmica siguió liderando el aporte de producción, al cubrir el 73,07% de los requerimientos, seguida por la hidroeléctrica que proveyó el 23,13% de la demanda; el sector nuclear con 3,23%, mientras que las generadoras de fuentes alternativas (eólicas y fotovoltaicas) mantuvieron su producción del 0,45% del total.

Por otra parte, la importación representó el 0,11% de la demanda total.

La Nación se apropió de 3 de cada 4 pesos del aumento de impuestos

grafico_presionimpositivanacionalydistribucionNunca hubo una presión impositiva tan elevada y tan concentrada en el gobierno nacional. Esta centralización impacta en la política, como lo prueba la forma en que se definió la mayoría de los candidatos para las próximas elecciones. La concentración de recursos y de poder en Buenos Aires resulta inconsistente con el régimen federal que contempla la Constitución y constituye el principal obstáculo para promover un proceso de desarrollo social sostenido y equilibrado.

En la conformación de las listas de candidatos del oficialismo resalta la potente influencia del Poder Ejecutivo nacional. Se llegó al extremo de que hasta candidaturas de ciudades ignotas del interior se decidieran en la Capital Federal. Con matices, la centralización de decisiones también prevalece en la oposición. Como consecuencia de este proceso, los ciudadanos de todo el país dispondrán de una oferta de candidatos que en la gran mayoría de los casos fueron decididos muy lejos del lugar donde viven. Iniciativas, candidatos o espacios políticos del interior tienen escasa participación.

La concentración de decisiones en el nivel central es un fenómeno histórico en la Argentina. Aunque tiene muchas raíces, está muy asociado a la forma en que se distribuye la recaudación de impuestos nacionales entre el gobierno central y los gobiernos provinciales. Por eso, resulta pertinente observar como cambió dicha distribución en la última década.

Según datos oficiales del Ministerio de Economía de la Nación, entre los años 2004 y 2014 se observaron los siguientes cambios:

La recaudación de impuestos nacionales pasó de 18% a 26% del producto bruto interno (PBI) o sea subió 8 puntos porcentuales del PBI.

De este aumento de la recaudación impositiva, sólo el 27% o sea 2 puntos porcentuales del PBI se distribuyeron de manera automática a las provincias.

Los restantes 73% o 6 puntos porcentuales del PBI que aumentó la recaudación de impuestos nacionales fueron apropiados por el gobierno nacional.

Estos datos muestran que los argentinos –de todo el país– nunca pagaron tantos impuestos como en la actualidad. Pero 3 de cada 4 pesos del crecimiento de la recaudación fue apropiado por el gobierno nacional. Se trata de un descomunal aumento de la concentración de recursos en el gobierno central que tiene fuertes impactos sobre el funcionamiento del sector público y en la dinámica de la política.

Por un lado, la centralización de recursos fiscales desvirtúa los mecanismos de participación política. Se ha llega a un nivel tan extremo de degradación institucional que el éxito de un gobernador o intendente depende menos de su idoneidad y honestidad que de su capacidad para congraciarse con los funcionarios del gobierno nacional. Ante reglas tan perversas, la ciudadanía acepta y promueve la pasividad de las dirigencia locales frente al centralismo nacional. Por ello, en lugar de exigir una distribución más equitativa de los recursos fiscales, las dirigencias provinciales optan por el camino más cómodo de confiar en la benevolencia del gobierno nacional más que en las propias capacidades para ejercer las responsabilidades que la Constitución Nacional le impone.

Por otro lado, la centralización de recursos fiscales trastoca la organización del sector público. Las provincias e intendencias son responsables de gestionar los principales servicios públicos, como educación básica, salud pública, justicia, seguridad, infraestructura urbana y servicios de vivienda. La paradoja de que nunca se pagó tantos impuestos pero los servicios públicos no mejoran y en muchos casos se deterioran se explica, en su mayor parte, porque los recursos están centralizados en el nivel nacional pero las responsabilidades por la gestión están descentralizadas en los gobiernos locales. Hay que asumir que no hay ministro de educación nacional, por idóneo y bien intencionado que sea, que pueda mejorar la educación si las provincias no cuentan con los recursos para financiar las escuelas. Lo mismo ocurre con la salud, seguridad, justica y obras públicas para el desarrollo de la infraestructura y vivienda.

En la prevalencia de candidatos elegidos desde el nivel central para las próximas elecciones subyace la desequilibrada distribución de recursos públicos entre la nación y las provincias. Una institucionalidad más consistente con el desarrollo sostenido y geográficamente más equilibrado exige reglas de distribución automática de la recaudación impositiva más coherentes con la descentralización de funciones que prevé el régimen federal.

El ciclo electoral se beneficia con la recuperación del salario de bolsillo

Captura de pantalla (2280)En un año de elecciones presidenciales el gobierno intenta revertir la pérdida de poder adquisitivo experimentada por distintos sectores en 2014 generando aumentos de salarios, jubilaciones, salario mínimo y planes sociales; tanto en términos de dólares como en relación a los precios internos.

El conjunto de políticas gubernamentales van lograr una mejora del poder adquisitivo de todos los sectores económicos en los meses previos a las elecciones, con lo cual el consumo, la demanda agregada y el nivel de actividad encontrarían su pico más elevado de 2015 durante el tercer trimestre del año. Más importante aún, esta estrategia económica cuyo pilar es recuperar el poder adquisitivo del bolsillo resulta totalmente funcional para el ciclo electoral y aumentar las chances electorales del oficialismo.

Se observa una mejora del ingreso de los trabajadores, jubilados y sectores vulnerables que reciben planes sociales. Sin embargo, en el período enero-abril aún no se observa una respuesta contundente del consumo privado. De todos modos, se espera un repunte más claro del consumo en los meses venideros y sobre todo antes de las elecciones de octubre, cuando los trabajadores empiecen a percibir los aumentos de ingreso otorgados con las paritarias de abril-mayo. Igualmente, la falta de inversión, producción y (consecuente) productividad del trabajo, hacen que estos aumentos del ingreso sean artificiales e insustentables en el largo plazo.

La ejecución acumulada presupuestaria en cuatro meses con déficit de $56.400 millones

Captura de pantalla (2268)

Contrariamente al comportamiento que suele verificarse en el primer mes de cada trimestre, en abril de 2015 el nivel de ingresos percibidos resultó inferior al de gastos devengados en el mes. La ejecución acumulada en cuatro meses de 2015 arrojó un Resultado Financiero deficitario del orden de los $56.400 millones.

En tanto, dado que durante estos cuatro meses se devengaron $ 22.400 millones en concepto de intereses (+36% ia.), el Resultado Primario arroja un déficit de $26.000 millones, en contraste con el superávit primario obtenido a abril de 2014.

Los ingresos tributarios y de la Seguridad Social alcanzaron un total de $ 296.875 millones, lo que constituye un 25,3% más que lo recaudado en igual período del año 2014, muy inferior a la variación promedio de aquel año (+35,2%). Continúa observándose un comportamiento moderado en la recaudación del IVA, con motivo de la menguada contribución del componente aduanero. Por su parte, los Derechos de Exportación cayeron un 36,0% ia., acumulando un retroceso del 22,1% ia. en cuatro meses (vs. +51,6 promedio en el año 2014). El total de recursos corrientes y de capital fue de $317.214 millones, un 26,9% más que un año atrás (+$ 67.200 mill. aprox.), alcanzando una ejecución del orden del 26,4% del cálculo de recursos vigente.

En cuanto a la ejecución de los gastos primarios, el nivel general alcanzado se encuentra en línea con el porcentaje teórico (del 30,0%), representando el 30,3% de las autorizaciones vigentes en el Presupuesto Nacional. De esta manera, los egresos primarios devengados totalizaron $ 351.200 millones, registrando un incremento del orden del 46,8% respecto a abril de 2014, seis puntos mayor al observado a marzo. En gran medida, el mayor impulso se explica por la aceleración de las “Transferencias Corrientes al Sector Privado” (+62% ia. vs. +49% ia. a marzo), como consecuencia de la ejecución de la Asignación Universal por Hijo, que mostró un incremento especialmente alto (+256% ia. acumulado a abril)1. Por otra parte, dado que el rubro intereses registró un alza del 36% ia., la variación del gasto total fue del 46,1% ia., alcanzando un total de $ 373.605 millones.

Entre los gastos primarios, los subsidios económicos para empresas públicas, fondos fiduciarios y el sector privado (concentrados principalmente en las áreas de energía y transporte) totalizaron la suma de $ 60.530 millones, lo cual constituye un 38% más que en igual período de 2014. En tanto, las transferencias para el financiamiento de inversiones de los mencionados agentes económicos sumaron $ 8.100 millones (+39% ia.).

Las expectativas de inflación aumentan a 30% en junio

Captura de pantalla (2267)La inflación esperada por la gente para los próximos doce meses sube 2 puntos porcentuales a 30%, según la mediana de las respuestas.

Según la media, las expectativas de inflación suben 3 puntos porcentuales respecto de la medición de mayo, y se encuentran en 30,5%.

De acuerdo a la mediana, las expectativas suben en Capital Federal, y el Gran Buenos Aires, a la vez que se mantienen invariantes en el Interior del País.

La inflación esperada, en la mediana de las respuestas, se mantiene en 30% para los sectores de ingresos bajos, mientras que sube 5 puntos porcentuales (a 30%) para los de ingresos altos.

 

La mitad de los docentes riojanos vive por debajo de la línea de pobreza, según dirigentes gremiales

DSCN8249El secretario general de la Asociación de Maestros y Profesores (AMP) de La Rioja, Rogelio De Leonardi, denunció que el 50% de los trabajadores de la educación está por debajo del nivel de pobreza en la provincia.

El sindicalista docente alineado en Ctera dijo que el gobernador riojano, Luis Beder Herrera, “no responde a las peticiones de AMP, y objetó que la gestión diga que son los mejores salarios del país.

De Leonardi explicó que el sindicato docente “retomó la lucha por un aumento salarial extra al acordado en la paritaria 2015, de la que este gremio se retiró el año pasado porque el gobierno riojano aceptó a tres sindicatos oficialistas”.

“La versión del gobierno riojano es un engaño a la opinión pública porque nosotros estamos dentro de las seis provincias que tienen el menor salario mínimo de los docentes que se inician hasta los 10 años de antiguedad”, manifestó.

Al referirse al resultado de la paritaria nacional, destacó que “el sueldo que cobran muchos de los docentes riojanos es de 5.400 pesos, esa es la gran conquista”.

El gremio convocó a una reunión de delegados para mañana en reclamo de 1.000 pesos por cargo más un bono especial de 3.000 pesos y no descartó la posibilidad de iniciar un plan de lucha.

En declaraciones a FM Viva, De Leonardi dijo que en la provincia “ha decaído el valor adquisitivo del salario docente” y que la paritaria provincial “sigue resolviendo las cuestiones que plantea el poder”.

Los trabajadores, sostuvo, están en “malas manos”, y agregó que “los dirigentes de esos sindicatos” que fueron incluidos en la paritaria integran “las listas de candidatos para las elecciones del 5 de julio”. (DYN)

En La Rioja el trabajo en negro alcanza el 34,8%

f700x390-40357_79375_0El trabajo en negro descendió al 31,9% al finalizar el primer trimestre del año, pero aún afecta a unos 4 millones de personas, y registró un leve descenso del 0,9% comparado con igual período del año anterior, informó el INDEC.

En el primer trimestre del año anterior el indicador había registrado un 32,8% de trabajo no registrado. Las cifras surgen de los Indicadores Económicos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que se analizan cada tres meses en base a la población económicamente activa y la ocupada.

Según el informe oficial la región Noroeste con un 40,7% es el distrito con mayor porcentaje de empleo no registrado, mientras que la Patagónica con un 19,9% registró el indicador más bajo.

También tuvieron altos indicadores la región del Noreste con un 35,7%, Cuyo con 35,4%, el Gran Buenos Aires con un 31,5, y la región Pampeana con un 29,8% por debajo del nivel general.

En la región Noroeste la ciudad de Santiago del Estero, registró la ponderación más alta del país con un 46,9%, seguida de Tucumán y Tafí Viejo con un 44,9, Salta con 42,5, La Rioja con 34,8, Catamarca 32,2 y Jujuy y Palpalá con un 29,2 por ciento.

En la Región Noreste, el Gran Resistencia tuvo el porcentaje de trabajo en negro con un 36,9%, seguida de Corrientes con 36,8, y Posadas con un 34,9 por ciento.

La región pampeana tuvo a las ciudades de Río Cuarto y Concordia con un 38.8%, el Gran Córdoba registró un 32,5, seguidas del Gran Rosario y San Nicolas y Villa Constitución que también tuvieron un indicador similar del 30,2 por ciento.Posteriormente se ubicaron el Gran Santa Fe con un 28,7% de trabajo en negro, seguida por La Plata con un 27,9, Mar del Plata y Batán con 27,2, Bahía Blanca y Cerri 24,8 y Santa Rosa-Toay que con un 19,8 tuvo el menor registro de la región Pampeana.

En la región Patagónica se registraron los indicadores más bajos de todo el país con Usuahía y Río Grande que con un 10,5%, tuvo el indicador más bajo de la región. En Rawson-Trelew el indicador fue de 27,7% seguida de Viedma y le siguieron Carmen de Patagones con 25, Neuquén-Plottier con un 21,4, Comodoro Rivadavia-Rada Tily con un 18,5 y Rio Gallegos con un 18,1 por ciento.

Presentaron el consorcio vitivinícola Cordón Andino

i9566-vinedos-631En la localidad mendocina de San Martín, se presentó ayer el programa asociativo vitivinícola denominado Cordón Andino, integrado por 38 pequeñas bodegas de las provincias de Mendoza, San Juan y de Catamarca, que favorecerá el trabajo productivo de más de 1000 pequeños productores, según informó ayer el Ministerio de Agricultura de la Nación, en un comunicado.

Según el organismo, entre los objetivos de la iniciativa se destacan la integración de la cadena de valor vitivinícola; la disminución de los costos de producción; el acceso a nuevos mercados; mejorar la capacidad para realizar operaciones financieras y económicas, y la participación en ferias y exposiciones de forma conjunta para visibilizar el trabajo de los pequeños bodegueros.

Los bodegueros integrantes de Cordón Andino señalaron que trabajarán para llegar al consumidor de manera directa, sin intermediarios, “lo que favorecerá económicamente tanto al consumidor como al productor”. Añadieron que se potenciarán el agregado de valor en origen y el fortalecimiento de las economías regionales en las provincias vitivinícolas. Durante los próximos meses se prevé incluir en este proyecto a pequeñas bodegas de La Rioja, Salta, Neuquén y Río Negro.

“Hoy nos acercamos a participar de un evento distinto, porque hubo una decisión de los productores, y venimos a celebrar que hayan tomado esta iniciativa, con un Estado presente, que tiene políticas claras en favor de los productores y de la producción”, dijo la secretaria de Desarrollo Rural, Carla Campos Bilbao, que participó en el acto de presentación. También participaron el ministro de la Producción de Mendoza, Marcelo Costa; el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Guillermo García; el ministro de la Producción de San Juan, Marcelo Alos; el jefe de Gabinete del Ministerio de Producción de Catamarca, Pablo Vargiu, y el intendente de San Martín, Jorge Giménez.

El NOA, es la región con mayor índice de empleo en negro

Captura de pantalla (2250)De acuerdo a los últimos datos publicados por el INDEC, en el primer trimestre del año 2015, la tasa de desempleo se ubicó en el 7,1% de la población económicamente activa (PEA), sin variaciones porcentuales respecto al mismo trimestre de 2014, pero con un aumento de 0,2 pp con respecto al cuarto trimestre de 2014.

Si agregamos la proporción de individuos en condiciones de subocupación (7,6% de la PEA), se obtiene que el 14,7% de la población económicamente activa presenta problemas de empleo.

El mantenimiento de la tasa de desempleo es consecuencia de una caída de la demanda laboral (tasa de empleo) al mismo tiempo que la reducción de la oferta de trabajo (tasa de actividad). Los datos del INDEC muestran que los desocupados se desaniman rápidamente cuando la economía empieza a destruir empleo (cae la tasa de empleo) y viceversa.

Computando una tasa de actividad similar a la del año 2010 (46%), la tasa actual de desempleo alcanzaría un 9.8% en el primer trimestre de 2015, ubicándose 2.7 puntos porcentuales por encima de lo informado oficialmente.

La tasa de empleo, 41,4% al primer trimestre de 2015, se redujo 0,4 pp con respecto al mismo trimestre de 2014. En tanto, la tasa de actividad de 44,6% registró una nueva caída, siendo 0,4 pp menor que la observada un año atrás.

La región Pampeana y el Gran Buenos Aires registran las mayores tasas de desocupación del país (7,5% y 7,9% respectivamente) junto con una elevada tasa de subocupación (8,2% ambas). En tanto, las regiones que registran menores tasas de desempleo son NEA y Cuyo (2,6% y 4,3% respectivamente).

Respecto al mismo período de 2014, únicamente las regiones Gran Buenos aires y NOA han incrementado marginalmente su tasa de desocupación, en tanto que el resto ha logrado disminuirla: Patagónica (-1,6%) NEA (-0,6%), Cuyo (-0,5%) y Pampeana (-0,1%).

Casi $10 por cada $100 que recauda AFIP vienen de ganancias de personas físicas

Captura de pantalla (2248)En la Argentina, la presión tributaria pasó de un promedio del 17,7% en la década del 90, a un 35,0% en 2014. El año 2002 mostraba un valor muy similar a aquel promedio: 17.8%. Pero de allí en adelante es evidente su tendencia ascendente, que en 12 años sumó 17,5 puntos porcentuales.

Visto de otro modo, el crecimiento interanual promedio de la presión tributaria entre 2003 (inclusive) y 2014 fue del 6%. Esto es el doble del ritmo de crecimiento que mostró en la década del 90.

Ahora bien, explorando un poco más en detalle, encontramos que el impuesto a las ganancias es claramente el que lidera el alza. La recaudación de dicho impuesto representó en promedio un 1,6% del PIB durante la década del 90, mientras que para el año 2014 alcanzó el valor de 6,2%.

Mientras tanto, el IVA bruto, que registraba un promedio del 4,9% en los 90, alcanzó el 7,7% en 2014, y los aportes y contribuciones a la seguridad social pasaron de un promedio de 3,6% al 7,1%. Es decir que, si bien los tres tributos registran una tendencia creciente en su producido recaudatorio que comienza en 2002, ganancias aumentó casi 3,8 veces su recaudación en relación al PIB, mientras que IVA y seguridad social lo hicieron en 1,6 y 2 veces, respectivamente.

La participación de estos dos impuestos en la recaudación nacional supera a la de ganancias tanto en 2014 como en la década del 90. Sin embargo, en tanto ganancias representaba por ese entonces el 12% de la recaudación nacional neta, seguridad social era el 27% y el IVA bruto 36%. Para 2014 estos ratios tendieron a equilibrarse, con 23% para ganancias, 26% para seguridad social y 28% para el IVA bruto.

Proyectan que en Junio ingresarán $742 millones solo por recursos coparticipables

Captura de pantalla (2238)

El último informe de la consultora Economía & Regiones estimó que La Rioja no se saldrá del esquema de ingresos nacionales que han superado ampliamente las expectativas del gobierno provincial.

Se proyecta que ingresarán $742.900.000 este mes solo por fondos coparticipables, mientras que en el mismo mes del año pasado fueron $549.528.000. Así habrá un aumento del 35,2% de fondos, es decir $193.372.000 más si se compara con el año anterior.

Por Fondo Federal Solidario (Fondo Sojero) llegarán $42.018.000. De esa forma, un 34,8% más de fondos para “obras”.

Al 15 de junio, La Rioja recibió $832 millones más de Coparticipación que en el 2014

Captura de pantalla (2237)

El gobierno de Luis Beder Herrera es beneficiado por el incremento de la coparticipación federal, según el último informe de la consultora Economía & Regiones.

Desde el 1 de enero al 15 de junio, recibió $3.431.334.000 en concepto por coparticipación federal. En el mismo período del año pasado fueron $2.599.002.000. De esa forma, hubo un incremento del 32% de fondos, traducidos son $832.332.000 más de coparticipación.

Economías regionales al borde de la parálisis

 

La industria de alimentos y bebidas viene empequeñeciéndose en los últimos tres años, por una conjunción de desbarajustes internos a los que se sumaron problemas en algunos mercados externos relevantes.

De acuerdo un informe presentado por la Copal (la cámara de cámaras de este sector) el año pasado se exportaron unos U$S 27.000 millones de alimentos y bebidas desde la Argentina, esto es, 10% menos que en el pico de 2011, en un sector que exporta el 40% de lo que produce. Con ello, el país, que es entre el 5º y el 7º productor mundial de alimentos, perdió tres lugares en el ranking global de exportaciones del rubro, hasta quedar en el 14º puesto. Desde abril de 2014 hasta marzo de 2015, los despachos de alimentos y bebidas mostraron variaciones negativas todos los meses, sostiene el informe.

En el caso de las economías regionales, el año pasado cayeron 6,3% respecto de 2013. Y en el primer trimestre de 2015 acumularon otro 4,6% en promedio.

Los rubros más afectados son manzanas (50,7%), aceite de oliva (40,5%), aceitunas (38,4%), lácteos (36,5%), carne aviar (32,9%), peras, (26,2%), golosinas (25,9%), conserva de frutas (21,1%), té y preparados (20,1%) y jugos (18,6%).

“No solo es lo que se pierde de exportar cuantitativamente; se pierden mercados además, con lo mucho que cuesta crearlos y mantenerlos”, dijo Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal. Por el contrario, crecieron rubros como alfajores (17,1%), dulces y mermeladas (16,1%), conserva y preparados de tomate (15%) y vino (1,4%).

Entre las situaciones que crean problemas transversales a estas industrias, Funes de Rioja evitó referirse al tipo de cambio y la posibilidad de devaluación, para enfocarse en los problemas que están trabando el agregado de valor en origen, según dijo.

Entre los factores distorsivos que requieren solución, marcó el continuo aumento de los costos internos, entre los que se destacan los fletes (tan gravitantes para las economías alejadas de las grandes urbes y los puertos) que entre 2010 y 2014 aumentaron 183%, e imponen sobre costos por tiempos muertos debidos a las aduanas interiores.

También complican otras cuestiones, como la resolución 1108, que eliminó a Montevideo como puerto de trasbordo. “Se demostró que la medida no incrementó el uso de puertos nacionales”, dijo, y sin embargo se sigue manteniendo, con los sobre costos que provoca.

En el caso de la fruta del Alto Valle y de la pesca, por ejemplo, implicó encarecimiento de costos y problemas logísticos ya que, por un tema de calado, el barco que trasbordaba Montevideo antes de marchar a ultramar podía salir más cargado de San Antonio Oeste, ahorrando tiempos y cantidad de envíos.

La caída generalizada de los precios internacionales del sector y el descenso de la demanda interna y externa son otros dos elementos centrales de este cóctel que le pega a las economías regionales.

La devaluación de Rusia y de Brasil afectaron enormemente a los exportadores a esos destinos (frutas, carnes y otros), a la vez que mejoraron la ya fuerte competitividad brasileña ante los clientes de la Argentina.

Concentración fiscal

Un párrafo aparte le dedicó Copal a la excesiva presión fiscal y tributaria nacional, provincial y municipal. Citando un trabajo del Iaraf, un 41% del precio final de los alimentos y bebidas está conformado por impuestos, incluyendo las cargas sociales de los trabajadores, IVA, Ingresos Brutos, Ganancias, municipal, impuesto al cheque y a los dividendos. Otra mención especial tuvo el tema de Ingresos Brutos, ejemplificado con las galletitas dulces: el peso de este impuesto acumulado en el precio en la etapa de los ingredientes (trigo, harina, aceites, azúcar), que es del 2,98%, se va incrementando en las etapas de venta mayorista y minorista, hasta constituir más del 9% del precio final.

Se sabe que, a partir de cierto umbral, la gente deja de pagar impuestos. Según Funes de Rioja, la evasión promedio en el país es del 37,5%, pero en el Norte alcanza el 50%.

“Debería haber una resolución más inteligente de estos temas en las economías regionales, para que no se vaya todo al negro; por ejemplo, no tocar el salario pero sí la carga social”, dijo.

Según el dirigente, la presidenta de la Nación aceptó este criterio que ya se aplicó a la yerba y el vino, sectores en donde generó un blanqueo que benefició a la industria y al trabajador. “Hay que profundizar en este proceso. Tiene que haber una concertación, por lo menos de tipo fiscal”, sugirió Funes de Rioja, en una industria cuyas importaciones no superan el 5% de sus exportaciones.

Una medida largamente reclamada contra esta crisis que atraviesan las economías regionales sería eliminarles las retenciones. Según Copal, de los $84.000 millones que aportó en 2014 el sector de alimentos y bebidas en concepto de derechos de exportación, solo el 3% provino de economías regionales, unos u$s 308 millones. Poco para el Estado, vital para muchas industrias regionales, como las del aceite de oliva, las aceitunas, los porotos, las conservas de frutas, el vino, el té, la pesca, los jugos, las manzanas, las peras, el azúcar, la carne aviar, la naranja, el limón, la arveja y la mandarina.

Propuestas

Más allá de la coyuntura, Copal elaboró un documento sobre los problemas transversales que tiene el sector y cómo propone resolverlos. La idea es que sea sometido a discusión pública, tanto de cara al futuro mediato como al inmediato, ya que “de acá a diciembre se pueden hacer muchas cosas”, dijo Funes de Rioja. En esta línea, el próximo 25 de agosto la entidad llevará adelante la 2º Jornada Nacional de Alimentos y Bebidas, bajo el título La oportunidad de liderar el desarrollo económico de la Argentina, que analizará las oportunidades y desafíos de esta industria, las oportunidades que ofrece el mundo, los ejes de la próxima década y las propuestas de políticas para el sector. Según Funes de Rioja, “la Argentina no sólo tiene una plataforma agroalimentaria fenomenal, sino que tiene posibilidades relevantes si cuenta con el andamiaje de no tener regulaciones innecesarias”. Sin embargo, recalcó que no tiene ninguna esperanza de definiciones antes del 9 de agosto. “Hay una discusión sobre qué es continuidad y qué es cambio, y a nosotros no nos interesa la metafísica”, cerró.
 

El desempleo se incrementa y la gente se retira del mercado

Captura de pantalla (2231)Los eslabones del derrotero en el cual se encuentra inmersa nuestra economía están reflejados en el mercado laboral. El sistema económico va perdiendo la capacidad de generar puestos de trabajo, el desempleo se incrementa y la gente se retira del mercado.

Los datos del mercado laboral correspondientes al primer trimestre del año corroboran la dificultad estructural de nuestra economía para generar nuevos puestos de trabajo. En concreto, la EPH revela un estancamiento de la tasa de desempleo en torno a 7.1% de la PEA. No obstante, ésta se mantiene en los mismos niveles que exhibía hace un año, como consecuencia de una caída simultánea de la tasa de empleo1 y de la actividad2 que descienden a 41.4% y 44.6% respectivamente. En otros términos, la desocupación no se incrementa porque el mercado laboral se achica sucesivamente, tanto por el lado de la demanda como de la oferta de trabajo.

La tasa de empleo (41.4%) viene cayendo (0.4 p.p. interanual en IT’15) desde 2011 dejando entrever que el sistema económico argentino no tiene capacidad de absorber el empleo que requiere el crecimiento de la población. Actualmente, nuestra economía tiene la menor tasa de empleo desde el 2007. Esto sucede en un marco en el cual el nivel de actividad (medido a través del PBG E&R) lleva más de seis trimestres de estancamiento y se redujo un 0.5% interanual en el primer cuarto de este año.

Paralelamente, la tasa de actividad cae sucesivamente desde “el pico” (46.3% de la PEA) alcanzado en 2011 y desciende a 45.2%, con una merma implícita de 0.4 puntos porcentuales.

6 de cada 10 hogares que califican al PROGRESAR no son pobres

GRAFICO_HogaresUrbanosSegunNivelesdeIngresosEl Progresar es un plan social creado en enero del año pasado por el gobierno nacional para subsidiar a jóvenes de entre 18 y 24 años de edad de familias pobres. El monto original estipulado era de $600 mensuales y la condición que acreditaran la concurrencia a establecimientos educativos o centros de capacitación. A fin de concentrar la ayuda entre las familias más pobres, al momento de su creación se estipuló que serían beneficiarios jóvenes de hogares con ingresos inferiores al Salario Mínimo Vital y Móvil.

En marzo de este año, el plan se modificó incrementando el monto del beneficio a $900 mensuales y se facilitó el acceso. Con las nuevas reglas pueden obtener el subsidio jóvenes que pertenezcan a hogares con ingresos familiares de hasta 3 veces el Salario Mínimo. Esto implica que todas las personas entre 18 y 24 años de edad que vivan en hogares con ingresos de hasta a $14.148 mensuales pueden gozar del subsidio.

El plan Progresar subsidia a jóvenes entre 18 y 24 años con la condición de que estudien. Aunque la meta es loable, la rusticidad de su diseño lo degrada a un mero mecanismo generador de dependencia y cultura por la dádiva. Además de no focalizarse en los hogares más pobres para igualar oportunidades, tampoco incentiva los avances en educación e induce a la inactividad laboral. Sería muy positivo sustituirlo por un sistema moderno de becas de estudio y una política laboral que fomente el empleo juvenil.

En base a datos de la Encuesta Nacional de Hogares Urbanos (EAHU) del INDEC, se puede estimar la cantidad de familias que califican al subsidio en función de su ingreso. Tomando en consideración la información correspondiente al 3° trimestre del 2014, se observa que:

En Argentina hay 12 millones de hogares urbanos.

De estos hogares, 8,7 millones declaran tener ingresos inferiores a 3 veces el Salario Mínimo, Vital y Móvil.

De éstos, sólo 3,5 millones de hogares, o sea el 40%, pertenecen al segmento del 30% de las familias de menores ingresos.

Estos datos muestran que la gran mayoría de los hogares urbanos del país califica dentro del criterio de tener ingresos inferiores a 3 veces el salario mínimo, pero sólo un 40% pertenece al segmento de la población de más bajos ingresos. De esta forma, con el cambio incorporado recientemente al plan Progresar, se estima que 6 de cada 10 hogares que califican al programa no son pobres.

La baja focalización en favor de los pobres es uno pero no el más importante de los déficits de diseño del plan Progresar. Peor es que, si bien declama promover el estudio, en la práctica no incentiva los avances en educación. Se limita al trámite burocrático de requerir una constancia de inscripción o alumno regular, pero prescinde del desempeño del beneficiario. En paralelo induce la inactividad laboral dado que no exige tampoco hacer los primeros intentos de incorporarse al mercado de trabajo, justo en una etapa de la vida cuando resulta más pertinente hacerlo. En la práctica, el Progresar no alienta el esfuerzo educativo ni induce a buscar un empleo, pero crea un enorme “ejército” de jóvenes dependientes del asistencialismo estatal. La cobertura actual del programa es de unos 700 mil jóvenes, pero con la nueva definición del requisito de acceso se podría llegar a 3 millones de jóvenes subsidiados.

Para no seguir dañando a la juventud, hay que desarticular este mecanismo que promueve la dependencia y erosiona la cultura del esfuerzo. Debería ser sustituido por otro que incentive la formación y la inserción laboral. Con los mismos recursos se podría establecer un sistema de becas, gestionado por los sistemas educativos provinciales, orientado a inducir el avance educativo de los estudiantes pertenecientes a los hogares más pobres. Complementariamente, se podría utilizar el resto del presupuesto del programa para eliminar las cargas sociales al empleo de menores de 30 años. De esta forma, se facilitaría la inserción laboral de todos los jóvenes dándoles la oportunidad de obtener mediante su propio esfuerzo ingresos superiores a los $900 que da el Progresar.

El asistencialismo encubierto con el velo de la escolaridad o la capacitación inculca entre los jóvenes el derecho a la dádiva. Seguramente es redituable desde el punto de vista electoral, pero muy dañino para el presente y futuro de los supuestos beneficiarios. Por el contrario, con un sistema de becas para estudiantes que integran los hogares pobres y políticas laborales que fomenten el primer empleo se les daría a todos los jóvenes la oportunidad de progresar en base al esfuerzo y el trabajo.