Una senadora presenta proyecto para reducir IVA a fabricantes de alcohol en gel y de barbijos

Un proyecto de ley que busca reducir un 5% el IVA a empresas, farmacias y laboratorios que aumenten en un 25% la producción de alcohol en gel y barbijos fue presentado hoy en el Senado por la legisladora de Mediar Argentina Clara Vega, ante la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus.

“Considero apremiante estimular la producción de estos bienes para que aumente su oferta y pueda haber una autoregulación de los precios”, apuntó la senadora riojana en los fundamentos de la iniciativa difundida a la prensa este mediodía.

Vega expresó que la prioridad “debe ser atender las necesidades de la población y apuntalar la producción de dos bienes sumamente necesarios para momentos delicados como el que atraviesa el país, ante la situación de emergencia sanitaria y la pandemia de coronavirus”.

“Como es sabido, debido a la alta demanda muchos comercios han al menos duplicado el precio de estos productos en sólo un mes y en la mayoría de los lugares hay desabastecimiento”, agregó.

En ese sentido, la senadora advirtió que, “mientras tanto, muchas empresas ya informaron que no podrán responder a los pedidos realizados”.

Un joven riojano, nuevo caso sospechoso de dengue en San Juan

El ministerio de Salud Pública de San Juan informó, a través de un comunicado, que se activó el protocolo de dengue en San Juan tras la consulta de un paciente de 18 años, proveniente de La Rioja.

Según el Diario de Cuyo. el joven quedó internado en el Hospital Rawson para hacerle los estudios de rutina y también la extracción de sangre que ya fue enviada al Instituto Maistegui.

Además, el Programa Control de Vectores acudió al domicilio del joven para realizar la desinsectación, como norma de prevención.

Al respecto, la división Epidemiología informó que no existe ningún tratamiento específico antiviral, lo indicado son medidas de sostén: bajar la temperatura, otorgar analgésicos, hidratarlo si el paciente está deshidratado, y si tiene alguna enfermedad concomitante, manejar esa enfermedad.

Gobernadores apuran fondos extra para enfrentar coronavirus

Forzados por los tiempos que les impone el avance del coronavirus, los gobernadores se vieron obligados a colocar al tope de sus agendas el combate contra el flagelo. Un reacomodamiento que deriva por estas horas en otra urgencia inevitable: la de garantizar fondos extra para blindar, en tiempos de arcas exigidas, las medidas provinciales contra el Covid-19.

Ese escenario incluye -entre otros ejes- la reasignación contra reloj de partidas locales y el pedido de recursos adicionales al Gobierno de Alberto Fernández.

Pero además brotan movidas desde filas opositoras. En tierra bonaerense, por caso, el bloque de Juntos por el Cambio presentó un proyecto en pos de la creación de “un fondo especial de salud” por “la creciente cantidad de casos confirmados en la Provincia de dengue, coronavirus y sarampión”.

“Creemos que es imprescindible que el gobernador (Axel Kicillof) destine recursos especiales como ya lo han hecho otras provincias, inclusive con menos casos”, dijo el legislador Juan Fiorini, quien rubricó el proyecto.

Con este telón de fondo, en Córdoba el gobernador Juan Schiaretti encabezó ayer un encuentro del Comité de Acción Sanitaria.

Allí el mandatario peronista (Hacemos por Córdoba) incrementó a $1.200 millones el fondo específico, que inicialmente fue de $500 millones, para enfrentar los nuevos desafíos que impone este escenario

A la mesa se sentaron el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo; su par de la cartera de Coordinación, Silvina Rivero; la secretaria de Empleo y Familia, Laura Jure y el titular del Instituto de Investigación y Planificación Sanitaria, Rodolfo Rodríguez.

En el encuentro además se analizó la organización del nuevo sistema sanitario provincial en el marco de las medidas llevadas adelante por el virus, y el reordenamiento de la atención a la demanda que habitualmente tienen los centros de salud.

En Catamarca, en tanto, el mandatario justicialista Raúl Jalil anticipó que enviará a la Legislatura un proyecto de ley para conseguir el aval parlamentario a “un gasto extraordinario”.

“Vamos a enviar una ley para tener un presupuesto por un gasto extraordinario”, dijo Jalil, quien se encuentra transitando un aislamiento preventivo producto de su reciente viaje institucional a Canadá para participar de una feria minera. La letra chica del proyecto dependerá de las medidas que termine de oficializar en las próximas horas la Casa Rosada.

El distrito enfrenta además otra preocupación sanitaria: el embate del dengue, que mantiene a Jalil en comunicación permanente con los intendentes catamarqueños y con sus pares de Tucumán, Juan Manzur, y de La Rioja, Ricardo Quintela.

Por su parte, el peronista chaqueño Jorge Capitanich mantuvo un encuentro el pasado viernes con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para analizar los alcances del Decreto de Necesidad y Urgencia rubricado el jueves por Alberto Fernández para hacerle frente al coronavirus.

“Trabajamos sobre la instrumentación del decreto dictado por el Presidente; informé con detalle los casos que tenemos en la provincia, avanzamos en todas las acciones preventivas y también con la ejecución de la parte proporcional de presupuesto que corresponde a las provincias afectadas por el coronavirus”, precisó Capitanich.

Chaco contaba ayer con siete casos de coronavirus y el segundo fallecido del país.

La avanzada de los gobernadores en materia de fondos se enmarca en las primeras medidas ya adoptadas por los mandatarios, en sintonía con los lineamientos que emanan de la administración de Alberto Fernández.

La estrategia incluye la declaración de emergencias sanitarias, la suspensión de eventos masivos, cuarentenas obligatorias para quienes retornen de países con circulación libre del virus y la postergación del dictado de clases, entre otras medidas.

En algunas de esas avanzadas se adelantaron incluso a los anuncios del Gobierno nacional. Por caso, las provincias de Jujuy, Misiones y La Rioja dictaron la suspensión de clases antes de la confirmación de terminó de emanar en el atardecer del domingo de la cartera educativa que conduce Nicolás Trotta.

A 25 años, los misterios detrás de la muerte de Carlos Menem Jr.

¿Atentado? ¿Accidente? Veinticinco años después, la muerte de Carlos Menem Jr., Carlitos, sigue sin su respuesta definitiva. Para la Justicia, todo lleva a concluir que murió por pilotear de manera temeraria. Pero su madre, Zulema Yoma, siempre sospechó que lo mataron, hipótesis a la que desde 2014 se plegó el expresidente Carlos Menem, con el peso que conllevan las palabras de un ex jefe del Estado. O deberían conllevar.

La prematura muerte de Carlitos, a sus 26 años, se inscribe, así, en la lista de fallecimientos que levantan suspicacias entre los argentinos, desconfiados de las instituciones, que deberían dar respuestas. A veces porque estas instituciones no aportaron esas respuestas. Y, otras, porque las respuestas que sí ofrecieron no coincidieron con sus deseos.

¿Está muerto Alfredo Yabrán ? ¿O disfruta de unos buenos tragos en el Caribe, con otro rostro y otra identidad? ¿A Néstor Kirchner lo mataron, como incluso planteó Carlos Menem en 2016, y por eso lo velaron a cajón cerrado? ¿ Alberto Nisman se suicidó o lo asesinaron? ¿Y Juan Duarte ? ¿La muerte de Carlitos encarnó el temido “tercer atentado” tras los ataques a la embajada de Israel (1992) y la sede de la AMIA (1994)? Preguntas, todas, que muchos responden basándose en sus creencias, sin apoyarse en pruebas.

Carlitos murió el miércoles 15 de marzo de 1995, a las 11.44 de la mañana. El helicóptero que piloteaba se estrelló a un costado de la ruta nacional 9, en el kilómetro 211,5, entre Ramallo y San Nicolás. Cayó en la mano contraria a la estación de servicio Esso, que ya no está. Hoy es una YPF. Se precipitó tras impactar contra unos cables de media tensión, que cruzan la ruta de manera perpendicular a 11 metros de altura y que lo llevaron a perder el control del Bell 206B JetRanger III. Era un día de sol -que a esa hora caía vertical, sin molestar su visión-, sin nubes, niebla, neblinas, polvo ni humo causado por la quema de pastizales.

El helicóptero que piloteaba Carlos Menem Jr. se estrelló a un costado de la ruta nacional 9, en el kilómetro 211,5, entre Ramallo y San Nicolás
El helicóptero que piloteaba Carlos Menem Jr. se estrelló a un costado de la ruta nacional 9, en el kilómetro 211,5, entre Ramallo y San Nicolás
Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

La pregunta sigue siendo por qué. Por qué uno de los helicópteros más modernos y seguros del mercado se estrelló en un día con condiciones perfectas de vuelo. Pregunta que LA NACION planteó al juez federal de San Nicolás a cargo de la investigación desde 1996, Carlos Villafuerte Ruzo; al fiscal federal Matías Di Lello; a Zulema Yoma, y a uno de sus exabogados, Juan Gabriel Labaké; a uno de los médicos que asistió a Carlitos, Ismael Passaglia, y a policías y testigos que pidieron resguardar sus nombres, pese a los años transcurridos.

Durante semanas, LA NACION también procuró dialogar con el expresidente Menem, pero evitó la consulta. El helicóptero se precipitó tras impactar contra unos cables de media tensión, que cruzan la ruta de manera perpendicular a 11 metros de altura Fuente: Archivo

Para el juez Villafuerte Ruzo y sus superiores de la Cámara Federal de Rosario, Carlitos Menem y su acompañante, el piloto de carreras Silvio Oltra , murieron porque el hijo del entonces presidente piloteó el helicóptero de su tío, Emir Yoma, como jamás debió pilotearlo: a baja altura, sobre el cantero de tierra que separa los carriles de la ruta 9. A tan baja altura voló durante al menos 108 kilómetros, según coincidieron más de cincuenta testigos en sede judicial, que el helicóptero debió elevarse para esquivar puentes y cables que cruzan la ruta. Tan bajo, que el viento que generó sus aspas le voló la gorra al jardinero Pláceres Víctor Velázquez, quien cortaba el pasto lindero.

Para el juez Villafuerte Ruzo, Carlitos Menem murió porque piloteó el helicóptero como jamás debió pilotearlo: a baja altura, sobre el cantero de tierra que separa los carriles de la ruta 9
Para el juez Villafuerte Ruzo, Carlitos Menem murió porque piloteó el helicóptero como jamás debió pilotearlo: a baja altura, sobre el cantero de tierra que separa los carriles de la ruta 9
Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

La familia Oltra tampoco respondió la consulta de LA NACION . Pero dejó clara su posición en el expediente. Sostuvo que fue “un accidente causado por la imprudencia” de Carlitos, a cuya familia le reclamó una indemnización. “No estamos nada de acuerdo con la teoría del atentado”, remarcó el otrora abogado de Carolina Oltra -por entonces menor de edad-, Arturo Goldstraj, en 1997 y reafirmó ante la consulta para este reportaje. Calificó lo ocurrido como “producto de la negligencia”.

Los antecedentes de Carlitos alimentan esa hipótesis. En 1989, se accidentó con su moto y terminó con fracturas expuestas de tibia y peroné, por las que perdió sensibilidad y movilidad en su pierna izquierda, de la rodilla hacia abajo. Con esa dificultad para usar el embrague, como piloto de rally registró accidentes en 1990, 1991, 1992, 1993 y 1994, año en que llegó a destruir un Peugeot 405 y un Renault 18 en un mismo día. Y a fines de ese año, se desplomó con su helicóptero al intentar aterrizar en Anillaco, La Rioja.

En 1989, Carlitos Menem se accidentó con su moto y tuvo lesiones de consideración
En 1989, Carlitos Menem se accidentó con su moto y tuvo lesiones de consideración
Fuente: Télam
Como piloto de rally registró accidentes en 1990, 1991, 1992, 1993 y 1994
Como piloto de rally registró accidentes en 1990, 1991, 1992, 1993 y 1994
Fuente: Archivo

Un tiro en la frente”

Para Zulema Yoma, sin embargo, esos datos no responden la pregunta. Carlitos volaba demasiado bajo, cree junto a sus abogados, porque tres grupos de francotiradores -apostados a la vera misma de la ruta- le habrían tirado con fusiles FAL, obligándolo a descender para dificultarles los disparos, mientras buscaba un lugar seguro para un aterrizaje de emergencia que los cables de media tensión dejaron trunco.

“Menem me dijo que mi hijo tenía un tiro en la frente. Esa es la verdad”, le dijo Zulema Yoma, de los 77 años y voz apagada, a LA NACION .

-Pero eso no consta en la historia clínica ni en los estudios desarrollados por decenas de peritos que están en el expediente.

-Yo aún dudo de que el cráneo que analizaron sea el de mi hijo. Soy una madre que va a morir sin saber la verdad. ¿Qué quieren ocultarle a una madre que 25 años después espera con un cadáver mutilado?

-¿Qué espera usted, hoy, de la Justicia?

-Reclamamos nuevos análisis. Pero está tan manoseado todo. ¿Cuándo será el día que se diga la verdad? Dios dirá si tendremos justicia algún día, pero yo hasta aquí llego.

El dolor de Zulema Yoma tras la confirmación del fallecimiento de su hijo en 1995
El dolor de Zulema Yoma tras la confirmación del fallecimiento de su hijo en 1995
Fuente: Archivo

Sus abogados sustentan la hipótesis de un atentado apoyados en dos columnas. La primera, un peritaje que desarrollaron doce expertos de la Gendarmería en 1997 y que concluyó que el helicóptero acumulaba “perforaciones, deformaciones e irregularidades atribuibles a impactos de proyectiles de arma de fuego”. La segunda, un análisis de expertos contratados por Zulema Yoma que evaluaron los ángulos de esos disparos y videos e imágenes del helicóptero, y sostuvieron que esos impactos habrían ocurrido en pleno vuelo.

Para Zulema Yoma, Carlitos volaba demasiado bajo porque tres grupos de francotiradores -apostados a la vera misma de la ruta- le habrían tirado con fusiles FAL, obligándolo a descender para dificultarles los disparos
Para Zulema Yoma, Carlitos volaba demasiado bajo porque tres grupos de francotiradores -apostados a la vera misma de la ruta- le habrían tirado con fusiles FAL, obligándolo a descender para dificultarles los disparos
Fuente: LA NACION – Crédito: Dante Cosenza

No solo eso. Zulema y su entonces abogado, Alejandro Vázquez, afirmaron que un agente de inteligencia llamado Rodolfo Cortese les hizo escuchar una grabación en la que Carlitos se dirigió a su custodia -que venía más atrás en la ruta debido a la pinchadura de un neumático- o a la torre de control del Aeropuerto de Ezeiza, poco antes de estrellarse. “Huevones, contesten, me disparan, me disparan”, habría gritado.

Para la Justicia, sin embargo, todo eso es inexacto o falaz. Primero, porque la cinta jamás apareció (según Zulema Yoma porque el agente de inteligencia le pidió dinero a cambio de la cinta y ella le pidió que volviera, pero lo mataron y el audio desapareció). Segundo, porque la Fuerza Aérea negó que el helicóptero se haya comunicado con Ezeiza. Tercero, porque ningún aeroclub ni base aérea más cercana al trayecto que siguió el Bell registró contacto radial alguno. Cuarto, porque ningún testigo jamás declaró haber escuchado disparos, ni visto tres grupos de francotiradores a la vera misma de la ruta. Quinto, porque todos los testigos lo vieron volar sobre la ruta hacia Rosario, sin zigzagueos ni maniobras evasivas. Sexto, porque los testigos tampoco lo vieron intentar un aterrizaje o retornar a Buenos Aires. Y séptimo, porque la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil y un experto de la fábrica Bell, Jack H. Suttle, inspeccionaron por separado los restos y no detectaron orificios de bala en las primeras semanas de investigación.

La Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil y un experto de la fábrica Bell, Jack H. Suttle, analizaron por separado los restos y no detectaron orificios de bala en las primeras semanas de inspección
La Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil y un experto de la fábrica Bell, Jack H. Suttle, analizaron por separado los restos y no detectaron orificios de bala en las primeras semanas de inspección
Fuente: LA NACION – Crédito: DYN

Veinticinco años después, Passaglia también refutó a Zulema Yoma. Negó que el hijo del entonces presidente hubiera llegado con heridas de bala al Hospital San Felipe de San Nicolás, que él dirigía. “No tenía ningún tiro. Llegó al hospital con lesiones incompatibles con la vida. Estaba tan comprometido que, si el helicóptero se hubiera estrellado al lado del quirófano de la Clínica Mayo de Estados Unidos, hubiera muerto igual. ¿Está claro?”, dijo a LA NACION , afirmación que coincide con las conclusiones a las que arribaron los dos grupos de profesionales que integraron la junta médica y desarrollaron la autopsia.

"No tenía ningún tiro. Llegó al hospital con lesiones incompatibles con la vida", dijo Ismael Passaglia, uno de los médicos que asistió a Carlitos
“No tenía ningún tiro. Llegó al hospital con lesiones incompatibles con la vida”, dijo Ismael Passaglia, uno de los médicos que asistió a Carlitos
Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

Una errónea decisión judicial

Durante los meses que siguieron a las muertes de Menem y Oltra, no obstante, se tomó una decisión que complicó desde entonces la investigación judicial y alimentó las suspicacias. Apoyado en los análisis preliminares que validaban la hipótesis del accidente, el primer juez instructor, Eduardo Alomar, devolvió a Emir Yoma los restos del helicóptero para que iniciara los trámites para el cobro del seguro. La máquina se desguazó, y para cuando la Justicia Federal tomó el expediente y quiso recuperarla para disponer nuevos peritajes, solo pudo acceder a pedazos incompletos, sin custodia efectiva durante ocho meses. LA NACION contactó al hoy camarista Alomar, quien declinó la consulta.

Esa preservación parcial y sin supervisión oficial de las piezas recuperadas del Bell llevó al juez Villafuerte Ruzo a relativizar las conclusiones de Gendarmería. Estimó que resultaba imposible determinar si los disparos fueron anteriores o posteriores al 15 de marzo de 1995. En otras palabras, no podía descartarse que una o más personas les hubieran disparado a los restos mientras quedaron arrumbados en un depósito, sin resguardo alguno.

Que el juez planteara esa posibilidad enfureció a Zulema Yoma y a sus abogados. ¿Pretendía sembrar “la ominosa sospecha”, escribieron, de que ellos les dispararon a los restos del helicóptero “tendiente a simular un atentado”? Y a eso se sumó otra hipótesis judicial que los enervó: que Carlitos pudo volar a baja altura porque venían jugando con un Fiat Uno en el que se trasladaba una modelo rubia que iba al mismo destino que ellos, por la ruta 9.

Juan Gabriel Labaké, exabogado de Zulema Yoma, escribió un libro para exponer que se trató de un "doble homicidio agravado"
Juan Gabriel Labaké, exabogado de Zulema Yoma, escribió un libro para exponer que se trató de un “doble homicidio agravado”
Fuente: LA NACION – Crédito: Tomas Cuesta

Aludir a esa posibilidad indigna a Zulema Yoma y a los abogados que la acompañaron durante años. Entre ellos, a Juan Gabriel Labaké, quien la calificó de “calumnia” y escribió un libro para exponer que se trató de un “doble homicidio agravado”, “un acto de terrorismo, un delito imprescriptible de lesa humanidad”. Allí recuerda que un piloto, Adrián Piñero, declaró bajo juramento que vio despegar del aeropuerto de Don Torcuato el helicóptero con una tercera pasajera, rubia, de pelo lacio y hermosa.

Sin embargo, los testigos que se acercaron al helicóptero, segundos después de que se estrellara, y sacaron a Carlitos de entre los restos del fuselaje para evitar que se ahogara en su propia sangre, jamás aludieron a una tercera persona. Ni aparece en el video que grabó Raúl Maseda, el primer camarógrafo que llegó al lugar cuando Carlitos aún yacía junto a los restos del Bell y Oltra seguía atrapado entre los fierros retorcidos. “No había un tercer pasajero”, zanjó. Por el contrario, el único que estuvo en el lugar, pero varios minutos después, y dijo que la había visto se comprobó vía judicial que mentía.

Varios testigos murieron en los meses posteriores al 15 de marzo de 1995
Varios testigos murieron en los meses posteriores al 15 de marzo de 1995
Fuente: LA NACION – Crédito: Pilar Bustelo

¿Qué pudo pasar con esa supuesta pasajera, rubia y hermosa, si acaso existió? La hipótesis que se barajó en San Nicolás es que, si en efecto subió al helicóptero en Don Torcuato, esa mujer debió pedir que la dejaran bajarse en algún punto previo al siniestro. Esa supuesta mujer, rubia, de pelo lacio y hermosa, según evaluó la Justicia, pudo haber sido Delfina Frers. Pero ella siempre lo negó. Fanática de la velocidad, llegó a ser piloto de automovilismo y competir en el TC 2000, categoría en que Oltra había sido campeón. La modelo tenía 38 años cuando el Bell se estrelló. “Yo no viajé en el helicóptero de Carlitos Menem”, dijo a la revista Caras , en 1996. Lo repitió ante la Justicia.

Testigos que roban o mueren

Muchos testigos aportaron a la confusión en el expediente. Varios terminaron acusados de falso testimonio o de ladrones. Porque algunos se acercaron al helicóptero para ayudar; otros, por curiosidad. Y un puñado aprovechó para rapiñar. Desde 26.800 dólares hasta los anteojos oscuros y el reloj de Carlitos, un Rolex que recuperó la policía bonaerense y Menem usó durante años. Y varios testigos -al menos 13, según el conteo de Labaké- murieron en los meses posteriores al 15 de marzo de 1995.

A fines de 1994, Carlitos Menem se accidentó con su helicóptero al intentar aterrizar en Anillaco, La Rioja
A fines de 1994, Carlitos Menem se accidentó con su helicóptero al intentar aterrizar en Anillaco, La Rioja

Algunos murieron en aparentes episodios de inseguridad, alimentando las suspicacias de Zulema Yoma; otros murieron en accidentes que se comprobaron como tales. Entre ellos, el cuidador del campo donde cayó el Bell, Lorenzo Epifanio Siri, quien arrastraba serios problemas de alcoholismo -la autopsia arrojó que estaba ebrio al morir- y murió atropellado por Martín Vercelli, un estudiante universitario de una conocida familia de San Nicolás que fue absuelto y veinticinco años después sigue en la ciudad.

Hoy, la investigación por las muertes de Menem y Oltra sigue abierta, pero enfila hacia el archivo, otra vez. El juez Villafuerte Ruzo la archivó en 1998, decisión que confirmaron todas las instancias judiciales hasta la Corte Suprema, y Zulema Yoma acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), donde el Estado argentino llegó a un acuerdo que derivó en la reapertura del expediente en 2010. Desde entonces, la novedad más saliente fue el giro de Carlos Menem, que afirmó que se trató de un atentado tras años de sostener que había sido un accidente. Pero al declarar ante el juez y el fiscal, sus respuestas evasivas y silencios lo dejaron al borde de la denuncia por falso testimonio.

Desde 2014, Carlos Menem se plegó a la hipótesis de su exmujer y cree que a su hijo lo mataron
Desde 2014, Carlos Menem se plegó a la hipótesis de su exmujer y cree que a su hijo lo mataron
Fuente: LA NACION – Crédito: Hernan Zenteno

Mientras tanto, el monolito que mandó construir Zulemita Menem a un costado de la ruta 9, a metros del lugar donde se estrelló su hermano, yace abandonado y semidestruido. La placa de bronce, implorando a Dios, sigue allí. Pero ya no la docena de pinos, ni uno de los dos cascos plateados. Alguien se lo llevó. Sobre la roca, traída de La Rioja, queda una pieza de metal, quebrada en el medio, que simboliza una ruta. Allí sigue, oxidada y trunca.

El monolito que mandó construir Zulemita Menem a un costado de la ruta 9, a metros del lugar donde se estrelló su hermano, se encuentra abandonado y semidestruido
El monolito que mandó construir Zulemita Menem a un costado de la ruta 9, a metros del lugar donde se estrelló su hermano, se encuentra abandonado y semidestruido
Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

Fuente: La Nación

A 12 años de la resolución 125: cómo fue la noche de Teresita Quintela y Menem

Este 11 de marzo se cumplen doce años de la publicación oficial de la resolución125/2008 dictada por el Ministerio de Economía de entonces, conducido por Martín Lousteau, durante el primer mandato de la presidenta Cristina Kirchner. Era el texto que intentó imponer las retenciones móviles a la exportación de soja. Los representantes de los productores del agro rechazaron la medida.

El conflicto escaló con una huelga de productores y actos y discursos del oficialismo cada más vez radicalizado. El campo rompió vínculos con el peronismo que aun no pudo recomponer. Todo terminó, o volvió a empezar de otro modo, tras la noche en la que el Senado votó en contra del Proyecto de Ley de las retenciones móviles. Se trató de una sesión espectacular, con detalles todavía desconocidos, que suele centrarse en el foco final, el voto del desempate del vicepresidente Julio Cobos.

El titular del Senado solo tiene la potestad de votar ante un empate entre los legisladores que definen las leyes en el recinto. Clarín reconstruyó el escenario menos conocido de aquel día inolvidable para la política nacional. Se trata de la operación que culminó con el empate, 36 a 36, entre los senadores que estaban a favor y en contra del plan oficial que había cohesionado a los ruralistas de diversos sectores y con patrimonios y trabajos variados y variables. Cobos votó esa madrugada porque desde muy temprano pasó de todo.

La hija del senador Carlos Menem, Zulemita, tuvo un rol crucial. El hermano de Menem, Eduardo, también. La familia de Cobos, quienes lo acompañaron en el Congreso, también. Una de sus hijas estudiaba veterinaria y había sufrido un pequeño accidente cuando se le cayó una vaca encima. Literal.

Cobos fue a este día leal a la Presidente Cristina Fernández. Luego un “traidor” imperdonable. La sesión estuvo al borde de suspenderse cuando el vice sabía que votaría en contra de la Casa Rosada y le transmitió a los Kirchner que podía pedir un cuarto intermedio para consensuar un nuevo proyecto. El jefe de la bancada del oficialismo, Miguel Ángel Pichetto, le avisó a Cristina Kirchner a medianoche que el empate era una posibilidad muy concreta y le informó sobre el pedido del vice apoyado por opositores. Su intransigencia y el final abierto las resumió en una frase corta y lapidaria: “Miguel, ordená que se vote y que cada uno se haga cargo después de lo que pase”.

Funcionarios nacionales, entre los que se encontraba el entonces jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se desesperaron cuando confirmaron la paridad en la votación. Fue alrededor de las ocho de la noche, confirmaron fuentes inobjetables de aquel viejo oficialismo K. Cobos desempató a las 4:25 de la madrugada. Los jefes parlamentarios de la UCR tuvieron la certeza de iban a llegar junto a legisladores aliados a los 36 votos para empardar la votación doce horas antes. Guardaron el secreto lo máximo que pudieron.

En esas horas intermedias se ausentó un senador que ellos consideraban como propio y volvió después de internarse en una clínica por una neumonía. Era Carlos Menem. A veces, o tal vez siempre, operar en política es igual a jugar al truco, poker, o ser parte del mundo del espionaje. Vale mentir, confundir, callarse, hablar de más a propósito, o todo lo mismo pero en contrario. Como dice un dicho popular: “¿El secreto del éxito? El secreto”. Así fue la trastienda de la “Operación Empate”. Aquella noche la política argentina cambió. El país temblaba.

El jefe de bloque de los radicales era Ernesto Sanz. El del PJ, Miguel Ángel Pichetto. Los cálculos de la oposición cuando llegaron los legisladores al Congreso era que perderían la votación 37 a 35. El peronismo tenía más esperanza. 38 a 34. La primera senadora que acercó los números en favor de la oposición fue la riojana Teresa Quintela. A último momento le avisó a Pichetto que su voto sería en contra del proyecto de las retenciones.

Todo iba a cambiar a las cuatro de la tarde.

A esa hora llegó desde su provincia, Santiago del Estero, el radical K Emilio Rached.

Hay que poner en contexto el escenario político del 2008.

Néstor Kirchner había logrado dividir a la UCR. Cobos era el vice de Cristina Fernández.

Su relación con su coprovinciano Sanz estaba cortada.

Lo mismo con el resto de la bancada radical.

Rached pertenecía a ese nuevo espacio del partido de Alem que militaban junto a los Kirchner.

Rached, incluso, había sido vicegobernador de quien aún sigue al mando de su provincia pero transformado en un K radicalizado, Gerardo Zamora.

Rached llegó en avión de línea sobre la hora a la sesión.

Santiago del Estero, como casi todas las provincias argentinas, tiene buena parte de su economía basada en el agro.

¿Cómo volver al pago chico si se votaba en contra de los productores rurales, muchos de ellos amigos de toda la vida de los legisladores?

La Argentina empezó a “agrietarse” con el conflicto con el campo. La lógica de amigos y enemigos irreconciliables se gestó en aquella “guerra gaucha”.

Rached llegó al Senado y entró por una puerta lateral.

Le avisó a Cobos, a solas en su despacho, que su voto había cambiado y acompañaría a la oposición.

El empate empezaba a gestarse, aunque faltaba mucho tiempo aun para que se concrete.

Desde una habitación en un lugar secreto, Rached llamó a Sanz y a Gerardo Morales, senador y titular del Comité Nacional de la UCR. Encerrados los tres en ese ambiente, les comunicó que votaría junto a ellos. Sanz y Morales no podía creerlo.

Contaban a Rached como un voto oficialista. El trío acordó que la novedad se guardaría en secreto.

Rached fue aislado y aguardó hasta el momento que pudo en esa misma habitación inhabitual para él. Los radicales, hábiles conocedores de sus rivales peronistas, en medio además del apogeo del poder, acordaron con el santiagueño que estaría “guardado” sin tener siquiera acceso a su telefóno. Los llamados desde la Quinta de Olivos o desde la Gobernación, incluso de familiares o amigos “tocados” por la política podrían funcionar como presión en su contra.

Esta reconstrucción se realizó gracias al aporte de fuentes que protagonizaron los hechos, pero que prefieren no jactarse de la “Operación Empate” en declaraciones públicas.

El país hervía.

Sanz no cabía en su cuerpo de la felicidad pero sabía que debía ser cauto.

Acudió entonces a la ayuda, una paradoja, del ex senador con mayor experiencia de la Cámara alta, y quien más conoce del reglamento parlamentario. Es Eduardo Menem, el hermano de Carlos, quien fue su vice durante muchos años. Menem es el autor del único libro de Derecho Parlamentario de la Argentina.

El radical quería saber qué escenarios se abrían ante un empate entre los votos de los legisladores en el recinto.

Las opciones estaban claras y eran muchas, aunque hoy parezca lo contrario.

Sanz manejó todos los escenarios posibles con el Menem que estaba en el llano. Una opción era que, ante el empate, el vice definiera con su voto y todo terminase allí. Otras dos opciones casi ocurren.

Ante el empate de la votación en el recinto, el reglamento permite que pueda pedir un cuarto intermedio. Y la tercera posibilidad, que se intentó concretar desde el oficialismo, es que el vicepresidente esté ausente al momento de votar. Si eso hubiese pasado, el presidente provisional del Senado, José Pampuro, debía presidir la sesión y su voto valdría por dos: uno como senador, otro como titular del Senado en ese instante crucial.

El secreto de Rached se rompió alrededor de las ocho de la noche.

El senador por La Pampa, el hoy fallecido Pablo Verani, visitó a las ocho de la noche el despacho de Pichetto. Él le transmitió la posibilidad de que Rached votase con la oposición.

Pichetto entendió entonces que la sesión podía terminar mal.

Aunque Verani también lo tanteó para acordar que se pasase a un cuarto intermedio para negociar un nuevo proyecto de las retenciones a la soja con un techo de impuestos de alrededor del 40,5 por ciento.

Pichetto llamó a Olivos.

La orden de Cristina y Néstor Kirchner era que no se tocaría una coma del proyecto que estaba por votarse.

La angustia llegaba a la bancada peronista.

Pero también invadió de golpe a los radicales y sus aliados.

Pasaban las ocho de la noche cuando el secretario parlamentario, Manolo Casals, llamó a Sanz para hacerle un comentario.

“¿Qué pasó, Manolo?”, preguntó el jefe de bloque de la UCR.

Casals, según fuentes que vivieron esa noche dentro del recinto, estaba blanco, pálido: “Ernesto, se fue Carlos Menem. Dejó ‘La Casa’, no está”, le contestó el funcionario parlamentario con la jerga del Congreso.

Sanz no podía creerlo.

Se convenció con un nuevo dato sobre la novedad que hacía perder la “Operación Empate”: Menem había dejado un papel para que los taquígrafos incluyeran en el diario de sesiones a su discurso, que él no daría aunque sí quería que constase en los documentos oficiales.

Sanz desesperó.

Apeló entonces a sus aliados del PJ pro campo. Llamó al senador Adolfo Rodríguez Saá, amigo de Menem, para preguntarle por él. Adolfo no sabía nada pero quedó en averiguar llamándolo a su hermano, el gobernador de San Luis, Alberto. Éste último se sorprendió con la noticia.

El jefe de bloque de los radicales apeló entonces, una vez más, a Eduardo Menem.

Habían analizado juntos el escenario posible en esa votación crucial y ahora había desaparecido su hermano.

Eduardo Menem también se asombró cuando escuchó que el ex presidente y legislador había abandonado el recinto.

Pero calmó a Sanz asegurándole que había una persona en el mundo que sabía todo sobre el otro riojano que hizo trascender al peronismo provincial llegando al poder central. Era su sobrina, la hija de Carlos, Zulemita Menem.

Diez minutos después, sonó el celular de Sanz. Era Zulemita, con quien jamás había hablado en su vida.

“Senador, estoy con el ‘Papi’ en el Sanatorio Otamendi, tiene una neumonía…”.

Sanz replicó, cortés y apesadumbrado: “¿Y qué hacemos con el ‘Papi’, Zulemita, lo necesitamos para la votación”.

Ella, curtida también en mil batallas políticas, lo calmó: “Quédese tranquilo, ahora le dan una inyección y lo llevo de nuevo al Senado. Lo único que le pido es que la votación se haga a la una de la mañana porque no sé si él va a aguantar más horas como está”.

El empate se volvió a asegurar cuando Menem volvió con Zulemita al Congreso.

Rached salió de su “confinamiento” preventivo y dio un discurso que dejó en claro que votaría en contra del oficialismo.

Menem apareció en el hemiciclo de la Cámara alta a las tres de la madrugada.

Se lo veía muy blanco y tenía tos.

Cada vez que tosía tanto Gerardo Morales como Sanz se miraban en silencio, con miedo.

Afuera, el país estaba en vilo.

Alrededor de medio millón de manifestantes pro campo esperaba el final votación. En una escenario veían todo por televisión los representantes de la Mesa de Enlace.

Los militantes peronistas y los K más radicalizados estaban en las afueras del Congreso. En la Plaza de Mayo.

Cristina Fernández se fue a dormir. Su marido, Néstor Kirchner, siguió por televisión y operó hasta el final para dar vuelta el resultado.

Sanz supo que los análisis de Eduardo Menem habían sido perfectos cuando le acercaron un papel para informarle que Cobos, con quien él estaba muy peleado, estaba encerrado en su despacho con varios Fernández que intentaban ausentarlo del momento de la votación: eran Alberto Fernández, el ministro Aníbal Fernández, y el senador Nicolás Fernández, mano derecha en esos tiempos de Cristina.

Sanz debía cerrar después de que hablase el último senador no oficialista porque era el jefe de la bancada más numerosa de la oposición. Apeló entonces a una estrategia improvisada: pidió, a través de su exposición, que apareciese el vicepresidente, ya que no estaba al frente de la sesión. Aunque estaba enemistado con él, lo elogió, y fue muy firme e insistidor para que el hombre que desempataría ese 36 a 36 aparezca de una vez. La presión fue tanta que Cobos logró que salir de la charla cada vez más intensa con los Fernández para terminar con esa sesión frenética. Aun así, le mandó a decir a Pichetto que si él le daba su aprobación, pediría un cuarto intermedio para cambiar el proyecto de las retenciones y que se votase otro día.

Fue por esa cuestión que el discurso del vice se hizo tan largo y parecía indefinido cuando empezó a hablar.

Pichetto debía responderle mientras él hablaba si aceptaba o no su propuesta.

El jefe de los senadores peronistas le dijo entonces una frase bíblica de la que hoy no está muy convencido de haberla usado, según le contó a Clarín: “Haga lo que tenga que hacer, pero hágalo rápido”.

Pichetto dice hoy que el voto de Cobos fue tal vez un buen final para pacificar un país que en las calles palpitaba riesgos.

Escuchó a Cobos moviéndose en su banca con un estilo similar, aunque no parecido, al solía apelar, cunado era más joven, el cantante de rock Iggy Pop, alias “La Iguana”. A Clarín le consta que Pichetto desconoce quien es Iggy Pop. Incluso no recuerda sus movimientos corporales ondulantes mientras movía su banca escuchando a Cobos. El ex senador percibe en sus recuerdos que estaba calmo, pero ansioso porque sabía que su Gobierno perdería una votación increíble.

Sanz, a pesar de que convocó casi con desesperación a Cobos, no sabía cómo votaría tras el empate. Entendió que no le haría caso a la Presidenta porque por alguna razón había sido casi encerrado por los Fernández.

La intuición le dio la razón.

Cobos votó en contra, como dijo tras pronunciar su célebre: “Mi voto no es positivo. Voto en contra”.

La política se hace con palabras, con diálogos, acuerdos, enfrentamientos, acciones concretas, movilizaciones, gestos, fotos, por televisión, por teléfono, cara a cara, arriba de aviones, autos, ascensores, en un baño, en despachos y bancas de las sedes de los tres poderes del Estado, y con los votos del electorado. En política se gana todo, o se pierde todo, porque también, y sobre todo, el resultado de sus métodos de resolución más democráticos es también matemáticas.

Fuente: Clarín

A casi 20 años del inicio de la causa por supuesto enriquecimiento ilícito, denuncian otro inmueble de Carlos Menem

El expediente inició en la justicia federal hace casi veinte años. Carlos Menem había finalizado su último mandato presidencial hacía pocos meses. Entonces, el electo vicepresidente Carlos Chacho Álvarez dio la orden de que se radique la denuncia para que la justicia investigue el supuesto enriquecimiento ilícito del riojano. Ahora Manuel Garrido -ex fiscal de Investigaciones Administrativas y titular de la Oficina Anticorrupción en 2003- pidió ante la jueza María Eugenia Capuchetti que incorpore un inmueble más a la pericia que inició a fines del año pasado.

Aunque suene increíble, fue recién cuando la jueza Capuchetti se hizo cargo del juzgado que perteneció a Roberto Oyarbide, que se ordenó una pericia sobre el patrimonio de Carlos Menem, su ex esposa Zulema Yoma y su hija Zulemita.

Los avances del trabajo se conocerían en el transcurso de este mes. Pero recientemente, el ex fiscal Garrido presentó una nota ante el Juzgado 5 donde señala que podría ser de “relevancia para la investigación” la supuesta existencia de otra propiedad en el patrimonio de Menem, denunciada en otra causa a cargo de la jueza María Servini.

Capuchetti pidió que se le remita el expediente mencionado por Garrido, para enviarlo al cuerpo de peritos que realizan el análisis patrimonial del ex presidente Menem.

La causa tuvo su laberíntico recorrido en Comodoro Py. En 2013, la Cámara Federal porteña rechazó el pedido de la defensa de Menem para archivar el caso, que investigaba al ex presidente por presunto enriquecimiento ilícito derivado de la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador, por el que Menem fue condenado a siete años de prisión, aunque el año pasado la Cámara de Casación terminó absolviéndolo bajo el argumento de que se había vencido el “plazo razonable” para ejecutar esa pena. El proceso judicial llevaba para entonces 23 años.

Bajo la premisa de que parte del dinero que se pagó por aquella venta ilegal de armas habría ido engrosar el patrimonio de Menem o de su entorno, la jueza Capuchetti ordenó la pericia que esclarecería aquella sospecha. La fiscal del caso es Paloma Ochoa.

De fuentes judiciales, Clarín pudo saber que en función del tiempo estipulado que la magistrada le ordenó al cuerpo especializado que analiza el patrimonio de Menem, su ex esposa y su hija Zulemita, la pericia tiene un avance significativo y que los primeros resultados podrían ingresar en el juzgado durante el transcurso del mes.

El análisis patrimonial quedó a cargo de la DAJUDECO (Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación) que depende de la Corte Suprema, y abarca el período desde 2004 hasta ahora.

Los bienes denunciados

La denuncia se fundó en las supuestas contradicciones que surgen de las distintas declaraciones de bienes presentadas por Menem en los últimos años de su mandato.

En esas declaraciones juradas se observa -según la denuncia- un “vertiginoso incremento patrimonial y una incongruencia entre ellas, con bienes que aparecen y desaparecen sin causa aparente que lo justifique”.

Entre los datos presentados a la Justicia se señala que en la declaración jurada de 1991 el Presidente reconoció como propio, entre otros bienes, solamente un departamento en La Rioja. Cuatro años después declaró la posesión de tres departamentos en su provincia natal.

El dato subrayado por los denunciantes es que la fecha de adquisición de estos tres inmuebles es anterior a 1991. Según consta en la presentación, habrían sido comprados en 1962, 1986 y 1990.

Los denunciantes hace 15 años también hicieron hincapié en el supuesto incremento patrimonial del ex presidente. En su declaración de 1991, Menem declaró dos departamentos en Capital Federal y una casa en construcción, un terreno, un departamento y un loteo en La Rioja. La presentación patrimonial de 1999 detalla 26 lotes y cuatro inmuebles en La Rioja y tres departamentos en la ciudad de Buenos Aires.

El recorrido de la causa

En estos años, el expediente estuvo mucho tiempo en la Cámara de Casación Federal para analizar varios pedidos de prescripción presentados por las defensas, como también de otros planteos procesales.

Los abogados Pedro Baldi y Omar Daer, entonces defensores de Menem, habían reclamado que la investigación del supuesto enriquecimiento ya había formado parte de las causas por contrabando y por presunta omisión maliciosa en declaraciones juradas de bienes del ex presidente, y que no debía ser analizada en otro expediente. Esto fue rechazado y la causa siguió su curso.

Todo había comenzado en 1996, cuando el fiscal Carlos Stornelli le pidió al juez federal Jorge Urso (entonces instructor del caso por la venta ilegal de armas) que abra una nueva causa para investigar si por esa operación existió además un presunto enriquecimiento ilícito de Menem, sus familiares y allegados.

Ese nuevo expediente quedó radicado desde sus inicios en el Juzgado 5, que estaba a cargo del juez federal Norberto Oyarbide. Su única medida fue citar a indagatoria a los imputados, el 16 de febrero de 2005.

Entonces hubo un reclamo de las defensas. Aquella citación se produjo sólo seis días antes de que se cumpliera el plazo de prescripción de la causa, y los abogados adujeron que las indagatorias sólo se realizaron para impedir ese vencimiento y que el expediente pudiera seguir abierto.

El planteo fue recurrente: “se violaba la garantía constitucional de defensa y el derecho de los imputados a ser juzgados en un plazo razonable”. Estas quejas fueron rechazadas y la causa no prescribió, además, porque Menem ingresó al Senado. Eso congelaba la situación.

Evo Morales en La Rioja: Critica asistencia de EE.UU. a elecciones en Bolivia

El expresidente de Bolivia Evo Morales criticó hoy la asistencia técnica que ofrecerá el gobierno de Estados Unidos a las elecciones en el país sudamericano, por atentar contra la transparencia del proceso.

‘La asistencia técnica de EE.UU. para el recuento de votos en las elecciones del 3 de mayo, solo genera más dudas en el proceso electoral, y hace sospechar un posible fraude. Convocamos a la comunidad internacional a transparentar las elecciones’, escribió Morales en su perfil de Twitter a su arribo a la ciudad de La Rioja.

La víspera el encargado de negocios de Estados Unidos en Bolivia, Bruce Williamson, confirmó que su país ayudará con asistencia técnica al Tribunal Supremo Electoral y enviará una misión de observadores para velar por el proceso.

Washington ha sido acusado en varias ocasiones de injerencia en los asunto políticos bolivianos, incluso de dar el visto bueno al golpe de Estado que obligó a dimitir a Morales el pasado 10 de noviembre, apoyados en la Organización de Estados Americanos.

A las elecciones generales en Bolivia figuran como favoritos Luis Arce y David Choquehuanca, ambos candidatos por el Movimiento al Socialismo (MAS), en las urnas los bolivianos también elegirán senadores, diputados y otras autoridades.

Los kits escolares de Pedrali costaron el doble que los comprados por Santander

Si se comparan las gestiones de Gabriela Pedrali y de su antecesor Juan Carlos Santander existe una primera diferencia: los kits escolares en el 2020 costaron casi $43 millones, mientras que el año pasado salieron casi $22 millones.

Los superpoderes del gobernador:

Pedrali se ha transformado en la superministra en el gobierno de Ricardo Quintela y lleva gastado unos $80 millones en lo que va del año.

Las compras ministeriales:

El comentario del periodista Eduardo German en radio Fénix:

La mostera SAPEM de Nonogasta trabaja para Catamarca

La planta de concentrado de mosto de Nonogasta comenzó este lunes a trabajar para Catamarca, tras un acuerdo alcanzado con su par riojano. Por eso, fue rehabilitada para recibir la materia prima catamarqueña.

Así lo informó el ministro de Producción y Ambiente, Fernando Rejal, quien agregó, “no es un año muy bueno, la producción ha tenido muchos problemas económicos para poder mantener sus fincas, no obstante la estimación es que con la zona oeste de la provincia se puedan procesar cuatro millones de kilos de uva y también en igual cantidad traer de la provincia de Catamarca”.

El coordinador de Empresas Productivas del Estado, conocidas como SAPEM, Guillermo Bóveda, informó, “ya se empezó a recibir uva de pequeños productores de la provincia como así también del oeste y norte de Catamarca. La materia prima entra en el lagar donde se produce la molienda, se le extraen los jugos, pasa a una prensa, luego va a las piletas para acumular cierta cantidad de jugo de uva y la extracción de todo el azúcar para empezar con el proceso de concentrado. Se procesa uva cereza, blanca y criolla que no es utilizada para vinificar y si es aprovechada para el mosto”.

“Es un gran logro que una empresa después de cuatro años se ponga en funcionamiento nuevamente y se debe a la decisión del gobernador Ricardo Quintela, del ministro Fernando Rejal y del jefe de Gabinete Juan Luna Corzo, quienes ratifican con hechos la política de Estado encaminada hacia el desarrollo de la mano de la producción”, finalizó Bóveda.

Empresario agradece a Quintela y Molina por la concesión del hotel estatal en San Blas

El empresario gastronómico Aldo Azzarelli agradeció al gobernador Ricardo Quintela y el secretario general de la Gobernación Armando Molina por sumarlo al hotel Entre Viñedos en el departamento San Blas de los Sauces.

El hotel de cuatro estrellas con viñedos fue construido por el Estado riojano y concesionado a un grupo de empresarios privados.

En su cuenta de Facebook, Azzarelli manifestó: “Había prometido parar un poco ya había logrado todas mis metas en la gastronomía pero cuando vi este hermoso desafío me hizo cambiar todos mis planes”.

En ese sentido, dijo: “Gracias Ricardo Quintela y gracias Armando Molina por permitirme dar un paso más en mí carrera ahora con esta hermosura de hotel en Los Sauces tremendo proyecto para alentar el turismo riojano y que nuestra provincia sea turística espero estar a la altura de semejante desafio”.

Y agregó: “También agradecer a mí familia por todo el tiempo que le quito y los invito a pasar unos días increíbles en un lugar increíble dónde nació mí vieja. El sistema me trae acá nuevamente. Hotel Entre Viñedos en el depto Los Sauces”.

El gobernador visitó un grupo inversor denunciado por el propio Estado

El gobernador Ricardo Quintela visitó la bodega Chañarmuyo, cuyo dueño es el grupo que manejaba la empresa Aguas de La Rioja SA, que fuera echada por el ex gobernador Luis Beder Herrera.

Dicha firma había sido denunciado por fraude al Estado, cuya presentación la había realizado el ex fiscal de Estado, Gastón Mercado Luna.

La denuncia realizada por el Estado:

La ampliación de la denuncia que tuvo repercusión nacional:

Ex ministros y colaboradores de Carlos Menem preparan un libro para reivindicar su presidencia

“Llegó el momento de poner las cosas en claro, esa es la idea”, dice el ex senador nacional Eduardo Menem, al confirmar a Infobae que, junto a un puñado de colaboradores de Carlos Menem durante su presidencia, están trabajando en un libro que compilará ensayos sobre lo realizado en las diferentes áreas de gobierno en la década 1989-1999.

No quiere adelantar una fecha de salida, porque están recién esbozando los trabajos. “Pero se trata de decir la verdad -explica-, después de tanta demonización y tantos ataques, con mentiras por parte de políticos y de alguna gente de prensa”. La verdad con datos concretos, números, estadísticas, aclara. Y con conceptualización de lo hecho en distintas áreas.

“Vamos a hacer un trabajo amplio, cada uno escribirá sobre su ramo, sobre lo que le tocó vivir”, dice.

Eduardo Menem considera que un aspecto especialmente negado es el económico sobre lo que “siempre se dicen estupideces”, en base a “datos falsos”. “Nosotros tenemos los números exactos y de fuentes oficiales”, agrega y, enojado, pone como ejemplo que un diario afirmó recientemente que “Menem dejó una deuda impagable”, cuando, asegura, “fue uno de los que menor deuda tuvo al dejar el gobierno”.

Los ex integrantes del gabinete de Carlos Menem también aportarán datos de inflación, de crecimiento, de obras de infraestructura. “Hay mucho para decir y bueno”, asegura Menem.

Eduardo Menem, Nelson Mandela y Carlos Menem. El ex senador se interesó mucho por los temas de política exterior durante la gestión de su hermano
Eduardo Menem, Nelson Mandela y Carlos Menem. El ex senador se interesó mucho por los temas de política exterior durante la gestión de su hermano

Desde fines del año pasado se reúnen en las oficinas del ex ministro del Interior de Menem, Carlos Corach, en la avenida Belgrano al 600. “Es un despacho amplio y con una biblioteca muy completa, con mucho material guardado sobre esa etapa”, explica por su parte Félix Borgonovo, que durante la década menemista fue Secretario de Legal y Técnica y luego embajador en Italia.

“Queremos defender este período que fue tan cuestionado; sobre todo por el cristinismo que ha sido muy duro, injustamente”, dice.

“La idea es analizar la acción de gobierno en distintas áreas, incluso con críticas que podemos hacer a esa experiencia, pero consideramos que el saldo ha sido positivo para el país”, dijo Borgonovo a Infobae.

El proyecto ha convocado a una decena de ex funcionarios. “Cada compañero trabaja en su área y nos vamos pasando los borradores para que todos puedan analizar, corregir y ampliar”.

Otros ex integrantes del gabinete de Menem que participan de este trabajo colectivo son Jorge Domínguez, que además de ministro de Defensa, fue primero intendente de la Capital -antes de la reforma del 94 que dio autonomía a la ciudad-; Julio César Aráoz, en el área energética, de la que fue Secretario (también fue ministro de Salud y secretario de Lucha contra el Narcotráfico); Rodolfo Díaz, ex ministro de Trabajo, y Rodolfo Barra, que fue juez de la Corte Suprema y ministro de Justicia.

El sentimiento es que ya ha transcurrido un tiempo como para una perspectiva más equilibrada y que existe un espacio para reivindicar logros de un período que ha sido especialmente demonizado por el relato K. Desde hace unos años, ha empezado a abrirse un espacio. El actual presidente fue funcionario en aquel gobierno, además.

En opinión de Eduardo Menem, un factor que contribuyó a la mala imagen de los 90 fue el fracaso del gobierno que los sucedió, el de la Alianza; un fracaso sobre el cual el kirchnerismo no se concentró en la misma medida, algo entendible ya que el grueso de los funcionarios del ala izquierda de aquel gobierno se reciclaron en la administración de Néstor Kirchner. “Nos culparon a nosotros”, dice.

También el enrarecimiento del clima político hacia el final de la gestión de Cristina Kirchner llevó a una revalorización de la libertad de prensa y de expresión que reinó en los 90; lo que llevó a un cambio de opinión incluso por parte de quienes fueron muy críticos del menemismo. Un ejemplo fue la ya fallecida autora de Pizza con champagne, Sylvina Walger, que en 2014 llegó a afirmar: “De saber lo que venía después, lo hubiese apreciado un poco (al menemismo)”. En entrevista con Infobae, Walger recordaba que pese al libro muy crítico que escribió había quedado “en buena relación con gente de ese gobierno”. Y rescataba que Menem se había rodeado de “gente inteligente”, más allá de la ideología que tuviese.

Justamente la libertad de prensa es uno de los aspectos que señala Eduardo Menem. “Fíjese que muchos se quejan de las privatizaciones -dijo en la charla telefónica con Infobae-. Pero nunca hablan de la privatización de los canales de televisión y eso fue un aporte importantísimo a la libertad de prensa. Imagínense lo que hubiera sido con todos los canales en manos del Estado, como fue en algún momento”.

También recuerda el superávit conseguido en materia energética que hasta permitió exportar energía, en contraste con la gestión anterior -”se recordarán los cortes de luz antes de nuestra asunción”- y con las posteriores.

Durante el menemismo se registró el tercer PBI per cápita más alto de la historia, detrás de las décadas de 1880-90 y de 1910-20, señala.

Las privatizaciones estaban justificadas por el deplorable estado de los servicios. “Los teléfonos eran un desastre, diez años para tener uno, y los departamentos se cotizaban según si tenían o no teléfono”, resalta.

“Se oculta todo eso; también en materia de comunicaciones. Por ahí se dice ‘el primer satélite que lanza el kirchnerismo…’ ¿Qué primer satélite? En la época nuestra se lanzaron como diez….”, se indigna, apuntando contra otra característica del relato kirchnerista: la manía fundacional.

Misma tendencia en el área de derechos humanos. “Por ejemplo la ley de indemnización a los presos políticos de la dictadura y a las familias de los desaparecidos son de nuestra época”, sostiene Eduardo Menem.

“Y la ley de cupo femenino fue también en el 91”, acota. Un primer paso decisivo en materia de participación política de la mujer cuya autoría hoy se desconoce en gran medida. Y a saldar ese olvido también apuntan con este libro: “Hay generaciones que no han vivido esa época y desconocen lo que pasó, pero muchos toman el discurso antimenemista y dicen cualquier barbaridad”.

“Es una tarea amplia, hay que recopilar mucha información. Será un trabajo que quedará a disposición por ejemplo de estudiantes de ciencias políticas o económicas que ahí van a tener información exacta de lo que pasó. No hay que olvidar que recibimos el país con la híper más alta del mundo, casi 5000 por ciento en el último año, y lo entregamos sin inflación y con más de 30 mil millones de dólares de reserva en el Banco central”.

“La reforma de la Constitución hecha en nuestro gobierno fue la más legítima y democrática de toda la historia -sostiene Eduardo Menem, que fue presidente de la Convención constituyente de 1994-, estuvieron todos, 19 bloques políticos, que trabajaron con una libertad extraordinaria”.

Otro logro no reconocido: “Le adjudican los méritos a Raúl Alfonsín….”, dice con ironía.

“Yo estuve durante toda la gestión de Carlos Menem -recuerda Félix Borgonovo-, tanto en la presidencia -como secretario de Legal y Técnica- como en la Embajada de Italia. Y ya venía trabajando con los equipos de campaña. En ese momento me ocupé del tema tributario. Así que voy a colaborar con el doctor (Domingo) Cavallo y con (Tomás) Liendo en el análisis de lo tributario”.

Barra tendrá la delicada tarea de demostrar con hechos que la Corte de entonces no era dependiente del poder político.

Pero además, analizará algunas de las causas contra Carlos Menem, curiosamente algunas promovidas o facilitadas por los mismos que hoy denuncian lawfare. Borgonovo cita el “absurdo” juicio de las armas. “En aquel momento, con la situación militar que había, de respeto a las jerarquías, era imposible que el Presidente llamase a Río Tercero para ordenar la voladura de una fábrica militar. Vamos a analizar aspectos de ese juicio en el que hubo absoluciones y, luego, con un cambio de miembros en una Cámara, se reabrió y todavía sigue bajo análisis de la Corte. Hay cuestiones procesales absurdas, como el hecho de que el jefe del Ejército de entonces no esté procesado y el presidente de la Nación sí”.

Pero Borgonovo también sumará su testimonio sobre algunos hechos históricos. Como el día del último levantamiento militar, en los albores de la gestión de Menem. “Yo estaba en la Casa de Gobierno, y organicé de urgencia una oficina en el sótano, donde estaba el Museo, porque recordemos que hubo balazos contra la Casa de Gobierno. Le dije al Presidente que tenía un despacho a disposición en el subsuelo. ‘Don Félix, yo de acá no me muevo’. Y Menem se quedó allí todo el tiempo. Pese a ello, cuando el hijo del teniente coronel (Mohamed) Seineldín [jefe del levantamiento] estuvo enfermo, Menem dispuso que se le diera toda la ayuda necesaria”, dice, apuntando al clima de concordia que se vivía.

El mismo en el cual se desarrolló una transición que venía enmarcada en una de las más graves crisis que había vivido el país. “Una temática que en ningún momento se analiza es la gran estabilidad que hubo y cómo se recibió la gestión de gobierno. Menem le dijo a Alfonsín ‘no se preocupe, asumimos antes’”.

Sobre esa transición también se ha instalado una versión demonizadora del menemismo. De un alfonsinismo acorralado por la crisis energética y la inflación, que decidió unilateralmente adelantar elecciones y luego dejar el gobierno a una semana del triunfo electoral de Menem, se pasó a la versión de un peronismo poco republicano que prácticamente habría obligado a Raúl Alfonsín a una salida anticipada del gobierno.

Lo cierto es que a Carlos Menem le llevó casi dos años estabilizar por completo la economía. “No fue una cosa sencilla -recuerda Borgonovo-. No se tiene en cuenta la inestabilidad, la hiperinflación; pese a lo cual se lograron diez años de estabilidad económica, sin persecución. En nuestro gobierno los militares estaban en la calle con su uniforme y no pasaba nada”.

Tampoco Borgonovo arriesga un plazo para la realización de la tarea. Es mucho material que hay que sintetizar y sistematizar. “Por otra parte, no nos abstraemos de la situación actual que nos tiene a todos muy preocupados”.

El ex presidente Carlos Menem ha ido a alguna reunión, dice su hermano, y “está totalmente de acuerdo con la iniciativa, pero esta es una tarea de sus ex colaboradores”.

“Estamos curtidos con tantos ataques -dice el ex senador Menem- pero queremos reivindicar lo que fue un período importante de la historia argentina”.

La entrevista

Encuesta: creció la imagen positiva de Alberto Fernández

A casi tres meses de su asunción, el presidente Alberto Fernández aumentó su imagen positiva. Así lo reveló un reciente sondeo de Ricardo Rouvier & Asociados.

Según el estudio de opinión, la imagen positiva del mandatario es del 58,1%. Además, la valoración positiva sobre su gestión alcanzó un 59,4%, pese a que el primer trimestre estuvo signado por la renegociación de la deuda y los heredados altos índices de inflación.

Ese porcentaje de imagen positiva se compuso de un 40,8% que optó por las respuestas “Muy buena/Buena” y un 17,3% que respondió “Regular buena”. Mientras que la imagen negativa registró un 37,7%, con un 25,9% de “Muy mala/Mala” y un 11,8% de “Regular mala”.

En cuanto a la opinión sobre los primeros tres meses de gestión, que registró un 59,4% de evaluación positiva, hubo un 35,6% que la consideró como “Muy buena/Buena” y un 25,6% que opinó que es “Muy mala/Mala”.

Respecto a las expectativas sobre la capacidad del Gobierno para resolver el problema de la inflación, la encuesta arrojó cierto pesimismo. Un 42,6% sostuvo que en los próximos meses no va a disminuir el aumento de precios, mientras que un 38,9% que sí lo hará.

En relación a la deuda externa, el otro gran drama que enfrenta la nueva gestión, un 49,1% consideró que el Gobierno llegará a un acuerdo con los acreedores y un 29,6% que no podrá conseguirlo. Un 21,3% manifestó no saber cómo terminarán las negociaciones.

La encuesta de la consultora que dirige Ricardo Rouvier fue realizada entre el 27 de febrero y el 3 de marzo sobre una base de 1.200 casos

El comentario del periodista Eduardo German en radio Fénix:

Absuelven a Ahumada en México, tras un millonario pagaré que terminó en SAPEM de Chamical

El empresario argentino y ex gerenciador de Talleres, Carlos Ahumada, fue absuelto en México, tras que se conociera que un pagaré millonario terminó en la SAPEM LedLar de Chamical.

Ahumada se había hecho cargo de la empresa estatal y había conformado un fideicomiso con los directivos de la SAPEM.

Había sido detenido comenzó en 2013 con una denuncia presentada por su ex pareja, Rosario Robles, quien era Secretaria de Desarrollo Social del gobierno de Enrique Peña Nieto. 

Robles asegura que Ahumada Kurtz falsificó su firma para inscribirla en un pagaré por 400 millones de pesos mexicanos. Con este documento, el empresario pretendía cobrar un préstamo que le hizo al Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuando Rosario Robles era su dirigente.

En 2014, el pagaré fue transferido por Ahumada a dos empresarios argentinos, que lograron embargar cuentas bancarias del PRD con la intervención de un juzgado de Chamical, en la provincia de La Rioja.

Luego de una larga batalla judicial, ahora la Fiscalía General de la República (FGR) determinó que cuenta con los elementos necesarios para acusar a Ahumada y pidió su extradición.

El diario Sol de México tituló: “Ahumada, con vía libre para embargar al PRD” y apuntó: “Su defensa legal circuló una tarjeta informativa para detallar que su cliente quedó absuelto totalmente y en definitiva de las acusaciones por supuestamente falsificar el pagaré”.

La nota completa:

Un juzgado federal absolvió al empresario Carlos Ahumada kurtz, quien vive en Buenos Aires, Argentina, del delito de fraude por la supuesta falsificación de una firma de Rosario Robles en un pagaré con el cual el argentino reclama una deuda millonaria al Partido de la Revolución Democrática, que rebasa los 500 millones de pesos.

El INE incluso congeló en 2014 las prerrogativas del partido que sólo las puedo liberar tras el pago de una garantía y un amparo. Así inició la batalla legal de casi seis años. El pagaré, al cual tuvo acceso esta reportera, está fechado el 1 de agosto de 2003.

La defensa legal de Ahumada circuló una tarjeta informativa para detallar que Ahumada quedó absuelto totalmente y en definitiva de las acusaciones por supuestamente falsificar el pagaré, y que por ello puede embargar a Robles y al PRD por más de 500 millones de pesos.

El PRD contrademandó a Ahumada Kurtz acusándolo de suplantar el texto que acreditaba la deuda de Robles en una hoja con la firma de ésta. Mientras que la entonces secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, lo acusó de los delitos de fraude y extorsión. La entonces Procuraduría General de la República acumuló las demandas.

A seis años de este pleito legal, el magistrado Manuel Bárcena Villanueva absolvió a Ahumada porque la Fiscalía General de la República (FGR) decidió desistirse de cualquier nueva apelación, lo que abre la puerta al artífice de los videoescándalos de exigir, incluso, la demanda del embargo del PRD si este partido no cuenta con fondos suficientes. Y dejó firme la sentencia previa del juzgador.

En agosto de 2019, el juez Rodrigo Rosales Salazar rechazó librar la orden de aprehensión contra Ahumada en la causa penal 273/2019, por considerar que no había elementos para proceder contra el empresario.

El 21 de agosto de 2013, Robles Berlanga presentó la primera denuncia contra Ahumada y amplió la acusación el 18 de septiembre de 2014. Su expareja sentimental quedó demandado por extorsión, fraude procesal y uso de documentos falsos, como conta en la averiguación que se integró (AP/PGR/DGCAP/ZNOXIV/2013).

Robles Berlanga aseguró en esta declaración que Ahumada sustrajo de un cajón el pagaré en blanco, pero firmado por ella y su defensa, que en ese momento recaía en Margarita Espino del Castillo Barrón, aseguró que el empresario había intentado extorsionar con esta información el 15 de octubre de 2012, casi un año y medio antes de que el exdueño de Grupo Quartz diera conocer públicamente en marzo de 2014 su intención de cobrar el documento.

El pleito del PRD también se dirimió en juzgados de Argentina. El partido incluso demandó a un juez de La Rioja por considerar que había caído en corrupción y bloquear las pruebas periciales de este pagaré que al final acabó en tribunales mexicanos.

Ahumada Kurtz transfirió la propiedad del título de crédito (pagaré) al Fideicomiso Justicia y Verdad, cuyos fiduciarios eran hasta 2014 dos argentinos: José Agustín Bocci y Marcelo Alejandro Zalazar. Pero los beneficiarios de este asunto son los hijos de Carlos Ahumada.

El Sol de México buscó al PRD para pedirle su posición. “Sin lugar a dudas el pleito de Ahumada con el PRD está en el pasado. Para nosotros es claro que en primer lugar, según pruebas periciales es falso. Y en segundo lugar, no hay documento o prueba, que supuestamente firmó Rosario Robles sin tener facultades partidistas para hacerlo, haya verdaderamente ido a campañas del PRD, por ello no hay ningún interés o pleito de Ahumada. El puede exigir ese paso, pero nosotros hemos ganado y nos hemos defendido exitosamente”, insistió Ángel Ávila, integrante de la dirigencia nacional del partido.

Además, otro juez federal determinó que no existe evidencia que Ahumada Kurtz haya evadido el pago del Impuesto Sobre la Renta como se le acusó y por lo que fue detenido el 16 de agosto en el aeropuerto de Buenos Aires, en un intento para extraditarlo a México.

“Bajo estos argumentos de incongruencia entre, por un lado, las constancias que integran la causa penal y, por el otro, el desarrollo y conclusión sin sanción alguna de la revisión de gabinete con el objeto o propósito de comprobar el cumplimiento de las obligaciones fiscales como sujeto directo Carlos Ahumada Kurtz en materia de las contribuciones federales antes señaladas (Impuesto Sobre la Renta, Impuesto Empresarial a Tasa Única e Impuesto al Valor Agregado, por el ejercicio fiscal comprendido del 1 de Enero de 2012 al 31 de Diciembre de 2012 , queda demostrado que mi representado no ha desplegado conducta alguna constitutiva de delito fiscal ni ha omitido pagar algún monto por concepto de impuesto sobre la renta”, dice la sentencia del juez federal.

Se nacionalizan las posiciones: Casas y Quintela en veredas opuestas por el aborto

El sitio Letra P mostró las diferencias entre Sergio Casas y Ricardo Quintela por el aborto. El actual gobernador criticó al ex mandatario riojano en una radio porteña y por eso, se nacionalizaron las posiciones opuestas. De esa forma, se dio otro paso a la ruptura de la relación política.

El sitio tituló “Gobernadores prescindentes en la batalla final de los pañuelos en el Senado”.

En ese sentido, explicó: “Los mandatarios que jugaron fuerte contra la ley en 2018 bajarían el perfil para no confrontar con el Presidente y darían libertad de acción a sus legisladores. Cede la resistencia celeste del Norte”.

La nota completa:

Ni marchas junto a los grupos “provida” ni declaraciones duras. Los gobernadores de las provincias que en 2018 aportaron más votos en el Senado en contra de la legalización del aborto bajarán el perfil cuando el Congreso empiece a debatir el proyecto para evitar confrontar con el presidente Alberto Fernández, que impulsa la ley.

“Como gobernador de la provincia tengo obligación, el deber y la responsabilidad de respetar ambas posturas. Tengo mi posición, pero no la voy a explicitar, tengo que gobernar para todos”, dijo esta semana el riojano Ricardo Quintela en diálogo con Futurock. Quintela es un recién llegado al debate nacional. Asumió el 10 de diciembre en lugar de Sergio Casas, quien en 2018, pañuelo celeste anudado al cuello, se reunió con los organizadores de la “Marcha por la Vida” de su provincia días antes de la votación en el Senado.

El resultado en el recinto fue acorde a la señal del mandatario: los tres senadores riojanos, Carlos Menem (PJ), Olga Brizuela y Doria y Julio Martínez (Cambiemos), votaron en contra del proyecto. En la Cámara de Diputados, solo uno de los cinco diputados riojanos había votado a favor. Más tarde, la Legislatura provincial le puso el broche de oro y votó por mayoría un proyecto de resolución que declaró a La Rioja como “provincia pro vida”. Quintela, por entonces legislador, se abstuvo y criticó que Casas hubiera tomado partido por uno de los dos bandos. “Hay que gobernar para todos”, lo retó.

Quintela no está solo en su postura. Aunque no lo hayan manifestado de manera pública y tal vez por otras razones, otros mandatarios seguirán su camino cuando el debate llegue por segunda vez al Congreso y evitarán poner presión sobre los legisladores de sus provincias.

Abierto militante en contra de la legalización en lo personal, Jorge Capitanich no solo no les bajará línea a los diputados y senadores que le responden políticamente, sino que tampoco se opone a las manifestaciones a favor del proyecto que hace su vicegobernadora, Analía Rach Quiroga, una gran parte de su gabinete y varios diputados y senadores que militan en sus filas.

Capitanich hizo campaña en 2019 en su provincia rodeado de pañuelos verdes y Rach Quiroga, por entonces diputada nacional, ya había votado a favor del proyecto de legalización. Lo mismo sucedió con la diputada Lucila Masin y la senadora María Pilatti Vergara, ambas, activas militantes de la causa que Capitanich puso nuevamente en las listas nacionales. “Coqui no se mete en estos temas. Va a dejar que cada uno vote como quiera”, afirmó a Letra P un dirigente de la mesa chica del gobernador. En 2018, los votos de los diputados chaqueños se repartieron tres a favor y cuatro en contra. En el Senado, fueron dos a favor y uno en contra.

El mismo criterio adoptaría esta vez Gildo Insfrán. El formoseño no agitó públicamente pañuelos de ningún color, pero en 2018 escuchó directamente la protesta de las autoridades religiosas de su provincia, que pusieron el grito en el cielo cuando empezaron a contabilizar posibles votos “verdes” de los diputados peronistas -el obispo Vicente Conejero está nuevamente muy activo: los proaborto “están en las tinieblas”, dijo este viernes.

El resultado fue un solo voto de Formosa en favor de la legalización, el del actual ministro de Agricultura y entonces diputado Luis Basterra. En tanto, los senadores del PJ, José Mayans y María Teresa González, votaron en contra y el ahora presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara alta se convirtió en el vocero más potente en contra de la legalización.

“Y no se va a mover de su postura por nada del mundo”, asegura un compañero de la bancada oficialista que trabaja para juntar votos en favor de la legalización. En la provincia, en tanto, aseguran que el gobernador se mantendrá “prescindente” y no bajará órdenes a los legisladores sobre qué postura deben tomar.

Otra provincia sobre la cual se pondrá el foco es Tucumán, que en 2018, como La Rioja, se declaró “provida” y tuvo al gobernador Juan Manzur y al vicegobernador Osvaldo Jaldo al frente de las marchas masivas que hicieron “los celestes”. En el Congreso, hubo seis votos en contra y tres a favor en Diputados y dos en contra y uno a favor en el Senado. Como en otras provincias, la presión de la Iglesia fue decisiva: el arzobispo Carlos Sánchez mencionó con nombre y apellido a los legisladores en plena misa para forzarlos a votar en contra.

Pese a ese antecedente, el gobernador Manzur, totalmente alineado con la Casa Rosada, estaría dispuesto a abandonar la postura radical que tuvo en 2018 para no ser un obstáculo en el camino del proyecto presidencial.

Algo similar podría pasar en San Juan, provincia cuyos representantes votaron en 2018 en su totalidad en contra del proyecto en ambas cámaras. Como La Rioja y Tucumán, la provincia también había sido declarada “provida”. Pero en el Senado apuestan a que el gobernador Sergio Uñac, de diálogo directo con Fernández, podría interceder para que alguno de los legisladores que le responden al menos no engrose el número de los celestes.

Entre los 72 senadores reúnen a 1.371 asesores

Los 72 senadores nacionales reúnen en total 1.371 asesores. En promedio, significan 19 asesores por cada uno y 57 por cada provincia. Todo esto según la página oficial de la Cámara Alta, la que actualiza los datos los viernes de cada semana.

Según La Gaceta, estos empleados, parte de ellos en planta transitoria y otros de planta permanente, cobran según la escala salarial definida por el Senado. Son 14 los escalafones componen esa planilla de sueldos. En los más alto, los asesores nivel 1 cobran $ 143.427, sin contar antigüedad ni adicionales por estudios universitarios.

Por su parte, quienes fueron nombrados por debajo del escalafón 14, el último de la lista, perciben por mes $ 23.423 como básico.

“El trámite de designación se realiza conforme a las pautas administrativas y labores vigentes para cualquier empleado de la administración pública”, supo responder la senadora de Juntos por el Cambio, Silvia Elías de Pérez, cuando se le consultó al respecto. Aunque, aclaró una particularidad: “los asesores son elegidos y removidos por el senador que los propone”.

Si se observa la lista, la senadora electa en 2015 cuenta actualmente con 37 asistentes. Al ser cuestionada sobre las diferencias entre la composición de su despacho y la de otros legisladores de la Cámara, aseguró que todos los senadores cuentan con el mismo presupuesto para contratar a sus asesores.

Ahora bien, cabe resaltar que mientras ella cuenta con 37 asesores, el senador por Buenos Aires, Esteban Bullrich, de su mismo signo político, cuenta con 12 asistentes.

Lo mismo cabría preguntarle a Gerardo Montenegro, legislador nacional por Santiago del Estero, que tiene designadas a su cargo a 41 personas. En tanto, por su misma provincia José Neder cuenta con 12 empleados.

En plena depuración

El listado que se publica ha sido modificado por la web oficial en reiteradas oportunidades desde que el 24 de febrero el diario tucumano La Gaceta transparentó los nombres de la nómina de los senadores tucumanos. Por ejemplo, Montenegro, que en ese entonces contaba con 50 asesores, hoy figura con 41.

Algo similar sucede con el senador por Misiones Maurice Closs, quien registraba 31 empleados a su cargo y actualmente registra nueve menos.

Entre los que depuraron nombres de su listado aparece el tucumano José Alperovich, de licencia en el cargo hasta junio. Entre sus asesores figuraba la ex candidata a legisladora provincial Lucía Temkin, y ahora ya no se encuentra en su nómina.

Entre otros legisladores de la Cámara Alta que redujeron la cantidad de empleados en su despacho están Carlos Menem (La Rioja), Julio Cobos (Mendoza), y Juan Carlos Romero (Salta).

Curiosamente, el senador por la Ciudad de Buenos Aires Mariano Recalde sumó cuatro asesores más el último viernes.

Es necesario tener en cuenta que algunos de los legisladores nacionales acaban de asumir su mandato, por lo que están conformando sus despachos.

Además, la actividad en el Congreso estuvo paralizada durante el mes de enero y parte de febrero, más allá de que el presidente Alberto Fernández haya convocado a sesiones extraordinarias para tratar proyectos específicos, como la reforma en el régimen jubilatorio de jueces y diplomáticos.

Pablo Echarri y Zulemita Menem protagonizaron un insólito cruce en las redes

El mundo de las redes sociales es capaz de unir los mundos más diversos. En este caso, el de un actor consagrado y de fuerte posicionamiento ideológico, como Pablo Echarri (50), con el de una mujer que se hizo famosa por ser la descendiente de un ex presidente, tal es el caso de Zulemita Menem (49), hija de Carlos Menem.

Según Clarín, Pablo y Zulemita se cruzaron en Twitter y lo hicieron con fuertes términos, sacando a relucir reproches y argumentos de esos a los que se hace imposible llegar a un conciliador punto medio. Aunque terminaron saludándose de manera cordial.

Todo comenzó con un concepto utilizado por el ex presidente Mauricio Macri, quien en un foro realizado esta semana en Guatemala aseguró que “el populismo es mucho más peligroso que el coronavirus”. Echarri respondió a aquella frase tuiteando que “si el populismo es coronavirus, el neoliberalismo es cáncer”. Y ahí apareció Zulemita.

La empresaria también se expresó en la plataforma de los 280 caracteres y dejó una reflexión, apuntando a los dichos del marido de Nancy Dupláa pero también a los de quien ocupó la Casa Rosada hasta diciembre de 2019: “¿Me parece a mí o hay algo que está mal? ¿Es normal que hablen de cáncer o coronavirus? ¿Sabrán que son enfermedades, hasta a veces terminales? ¿Qué están tocando el dolor de los que lo padecen y de los que perdimos familiares o amigos por esa enfermedad? ¿Y si mejor no hablan?”. se preguntó.

Claro, Echarri no se la dejó pasar. Un rato después dejó un contundente mensaje en el que explicó los motivos de su comparación, enumerando distintas cuestiones y recordando la gestión menemista.

“Mi papá murió de cáncer. El coronavirus tiene una tasa de mortalidad apenas mayor del 3 por ciento, mientras que el cáncer, según datos de la OMS, se lleva más de 15 millones de vidas al año. Los 10 años de tu papá en el poder fueron una extraña mixtura de las dos”, disparó Pablo, sin ningún tipo de filtro.

Fue ahí que Zulemita prefirió no seguir la discusión y se retiró del entredicho lanzándole un último dardo a Echarri. “Pablo querido, con más razón… Si pasaste por algo tan doloroso, hay temas sensibles que a mí parecer no deberían mezclarse con política ni ideologías“, comenzó diciendo. Y cerró: “Pero veo en tu último punto que es mas fuerte que vos. Saludos, buena vida”.

Y hubo más, porque Echarri devolvió el saludo de quien en su momento, tras la separación de sus padres, cumplió el rol de ser la primera dama del país. “Un beso, Zulema”, concluyó el actor.

Alberto y Cristina logran que Menem vaya a todas las sesiones a votar con el Gobierno

Alberto y Cristina logran que Menem vaya a todas las sesiones a votar con el GobiernoEl ex presidente tiene asistencia perfecta y ayuda en cada ley enviada desde el Ejecutivo. Lo acompaña su hija Zulema, quien no descarta ser candidata.

Según La Política On Line, Carlos Menem asumió como senador nacional en 2005 pero durante años pocos de sus colegas se preocupaban por saber si su banca estaba ocupada.  Todavía enfrenado al kirchnerismo, los líderes de la oposición trataban de acercarse cuando lo necesitaba y siempre sufrían más de la cuenta.

Durante el debate por las retenciones del campo, en 2008, se ausentó por la tarde y llegó de madrugada a votar en contra para obligar a Julio Cobos a desempatar. En 2010 la oposición lo necesitaba definir el reparto de las comisiones, no fue a la sesión preparatoria, apareció una semana después para ayudarlos, pero después apagó los teléfonos.

Ubicado siempre en la bandeja inferior del tercio reservado al peronismo, desde hace un año Menem, de 89 años edad, empezó a colaborar, ya en forma disciplinada, con la naciente unidad de su partido político de siempre.  Miguel Pichetto, que lo había sumado a la bandada del PJ y lo apoyó en soledad para que fuera por otra reelección en 2017, intentó sumarlo a un bloque propio cuando se convirtió en compañero de fórmula de Mauricio Macri.  

Pero Menem lo ignoró y permanenció en el peronismo junto a Carlos Caserio, relevo del rionegrino. Y en noviembre aceptó seguir bajo las órdenes de José Mayans y Cristina Kirchner, quienes lo llevaron a la primera reunión del frente de Todos y aceitaron un diálogo fluido para que no falte a ninguna sesión y vote los proyectos pedidos por el Gobierno.

Así fue: desde diciembre, Menem ayuda con el quórum, escucha los primeros oradores, vuelve a su despacho y retorna a votar. Colaboró en la ley de emergencia económica y no objetó al embajador Carlos Raimundi como el resto de la oposición, por su posición sobre la crisis de Venezuela en la audiencia de la comisión de Acuerdos.

Menem fue el voto 44 a favor de Raimundi, quien lo denostara toda su vida, ya sea como radical, lilito o kirchnerista.  Y será clave cuando llegue al recinto el pliego de Daniel Rafecas como procurador general: se necesitan 48 votos y hasta julio sigue de licencia el tucumano José Alperovich. Por ahora, la UCR no quiere votar a favor. 

Su lealtad empezó a ser correspondida en el relato de estos tiempos: cuando se debatió la ley de sostenibilidad de la deuda Oscar Parrilli realizó un racconto histórico del endeudamiento pero saltó sin escalas de 1989 a 2001. “Nos ilustró mucho, pero se olvidó unos años”, lo chicaneó el radical Julio Martínez, que es de La Rioja. 

Mayans lo cuida y mucho: sus asesores revisan si necesita algo para llegar puntual a dar quórum y votar. Conserva la custodia como ex presidente, sigue junto a él su secretaria de siempre (apodada “La Barby” en el Senado) pero desde el año pasado nunca falta su hija Zulema, que en una entrevista con la revista Noticas reconoció que piensa en ser legisladora por La Rioja.

Zulema, afamada en aquellos años que vivió en la quinta de Olivos, trabaja en una reivindicación de la figura de su padre en las redes sociales y acompañándolo a cuánto evento sea invitado, como la apertura de sesiones ordinarias de hace una semana. No se ubicó un en el recinto, junto al resto de los senadores, sino en el palco de los gobernadores y al lado de Axel Kicillof. Pudo estrecharle la mano a Fernández después del discurso. 

Hace un mes Zulema fue a la Casa Rosada junto a Alberto Kohan, recordado secretario general de Menem, para gestionar algunas donaciones al Museo; y Julio Vitobello, el Kohan de ahora, le anticipó que trabajan en la construcción de un busto del senador para ubicarlo en la galería de los presidentes. Sería el 2 de julio. Cuando cumple 90.